Se terminaron las clases por el verano

  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Pero no hay necesidad de dejar que sus mentes se calmen

Se terminaron las clases por el verano
(Pixland/Pixland/Getty Images)

Tienes que hacer algo en lo que se interesen, que quieran hacer, y no algo que les parezca aburrido,

— Mary Skeen, madre y ex especialista en medios de comunicación de la escuela Larry C. Kennedy de Phoenix.

Con el perdón de Alice Cooper, puede que las clases hayan terminado por el verano, pero no para siempre. Aunque los niños deben tener permitido tomar un bien merecido descanso dentro de los próximos meses, no hay necesidad de dejar que todo lo que han aprendido a lo largo del año se escurra de sus mentes. Por lo menos no cuando los padres tienen cinco consejos para evitar la fuga de cerebros veraniega.

Haciendo cuentas

Se terminaron las clases por el verano
(Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

Mientras los jugadores profesionales de béisbol están jugando en los estadios o haciendo "home runs" en la televisión, los niños pueden mirar y aprender a hacer cuentas al mismo tiempo sin siquiera notarlo.

El béisbol es un deporte impregnado de números. Éstos gobiernan casi todas las facetas de este juego, desde el orden de bateo hasta los turnos, el número de bases y el tanteador. Amar el béisbol es apreciar sus elementos matemáticos.

"Las estadísticas son algo normal del juego", dice Sean Holtz, webmaster de Baseball Alamanac, Inc. "Promedio de bateos. Corridas. Entradas. Todos estos términos se vuelven familiares luego de unas pocas visitas al parque, y tarde o temprano los niños querrán aprender más sobre cómo se determinan".

"He visto infinidad de niños que no se dan cuenta de que saben multiplicar, pero pueden dividir por haber aprendido a calcular los promedios de bateo".

Arte no sólo por amor al arte

Se terminaron las clases por el verano
(Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

Las aventuras de verano son momentos para ser saboreados y capturados. Una forma en que los niños pueden volver a vivir sus días de verano es promoviendo su creatividad a través de un diario de arte. El chico no necesita ser un talentoso artista o un prolífico escritor para participar en esta actividad, sólo tiene que garabatear y apuntar algunos pensamientos.

"Un diario de arte puede contener lo que quieras. Es algo personal", asegura Dawn DeVries Sokolo, diseñadora de libros y autora de "Diario de garabatos: diario de arte para niñas". Según Sokol, "puedes experimentar con técnicas creativas, documentar tu vida, anotar ideas, escribir lo que te inspira, o todo eso junto."

La aventura de leer

Se terminaron las clases por el verano
(Comstock Images/Comstock/Getty Images)

Las bibliotecas locales tienen programas de lectura de verano con estructuras, incentivos y libros integrados. Dale a tu niña un carné de biblioteca y ofrécele explorar el mundo. Si le interesa poco leer, la biblioteca es una abundante fuente para padres que quieren ofrecer un gran número de oportunidades tentadoras.

"Tienes que hacer de ello algo que les interese y quieran hacer, y no algo que los aburra", opina Mary Skeen, madre y ex especialista en medios de comunicación de la escuela Larry C. Kennedy de Phoenix. "Los libros de cómic y manga (cómics japoneses) son considerados de lectura simple por tener imágenes, pero requieren que uses más tu cerebro dado que las palabras son pocas y tienes que encontrar el sentido entre ellas y los dibujos".

También recomienda audio libros para quienes no quieren leer, porque les permite a los niños leer libros más desafiantes y oír la pronunciación correcta del nuevo vocabulario.

"Los audio libros son maravillosos. La tecnología ha avanzado mucho desde que di vuelta la hoja al repicar la grabación", dice Skeen. Los audio libros son fáciles de encontrar en línea y pueden ser descargados a los iPods.

Para crear un programa de lectura en verano, Skeen recomienda a los padres leer el mismo libro que sus hijos. "Los padres se quedarán maravillados con aquellas diferencias entre lo que ellos y sus hijos sacan del libro", comenta.

Convierte la lectura en un memorable proyecto familiar creando discusiones en torno al libro y actividades divertidas para cuando todos hayan terminado de leerlo. Pueden adaptarlo a un cómic, preparar una comida vinculada a él o visitar lugares relacionados.

Mariposas y volcanes

Se terminaron las clases por el verano
(Jupiterimages/BananaStock/Getty Images)

Un pequeño científico no necesita un laboratorio para hacer sus experimentos, y explorar el medio ambiente no es complicado.

Los libros y sitios web de los proyectos de ferias de ciencia ofrecen una gran cantidad de ideas para actividades familiares divertidas como aprender la química de un helado hecho en casa, crear un volcán en el patio, crear sustancias pegajosas o buscar patrones fractales en mariposas u hojas en una caminata por la naturaleza, dice Martha Levine, maestra de ciencias de la escuela secundaria Animo Locke 4 Charter de Los Ángeles.

"La mayoría de los niños aprenden mirando y haciendo", afirma Levine. "Por ejemplo, si le dices a un niño que la sustancia pegajosa conocida como gak es un polímero, no significa mucho para ellos. Pero si ven un líquido convertirse en un polímero fibroso, la palabra y el concepto tienen más sentido".

Buscar cosas para juntar e identificar, como por ejemplo rocas, mariposas u hojas, también es un proyecto educativo de verano.

"Si juntas rocas que son bellas, pero que también le generan preguntas a los niños debido a sus diferencias, están aprendiendo algo", dice Levine. "Eso es la ciencia, aprender sobre el mundo que te rodea".

Visitando la historia

Se terminaron las clases por el verano
(Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

Una forma cautivante de aprender historia es investigar un nuevo lugar antes de visitarlo.

Tanto niños como adultos disfrutarán más fácilmente una visita a sitios turísticos si conocen algo de la historia del lugar antes de ir. Libros tales como las historias de "La casa mágica del árbol", ofrecen a los más pequeños "una buena visión de la historia de un lugar y también un cuento emocionante", dice Jamie Pearson, publicista del sitio web Travel Savvy Mom.

Mientras viajas, toma una oportunidad educativa en el camino deteniéndote en lugares históricos y famosos. Si conoces con antelación la ruta que seguirás, identifica estos varios lugares usando el sitio web de la Sociedad Americana de Lugares Históricos, sugiere Beth Blair, cofundadora del sitio web Tha Vacation Gals.

Estudiar historia es también una buena forma de "tomar unas vacaciones sin salir de tu ciudad", opina Blair. Esto permite que las familias sientan que están de vacaciones sin necesidad de subirse a un automóvil o a un avión.

"Sugiero a las familias que empiecen con festivales étnicos, restaurantes y museos. El verano es el momento ideal para visitar estos lugares", opina Blair. "La mejor parte es que no sólo los niños aprenden, los padres también".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles