¿Por qué tienes un constante antojo de sal?

Escrito por beverly bird | Traducido por adriana de marco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Por qué tienes un constante antojo de sal?
El deseo de comer sal puede ser simplemente un gusto o puede indicar que algo está mal. (George Doyle/Stockbyte/Getty Images)

El antojo de sal puede tener una raíz fisiológica o puede ser un gusto adquirido. Puede ser una reacción temporaria a la deshidratación, pero si es crónico, frecuente y una demanda primordial, puede ser que tu cuerpo esté tratando de decirte que algo está mal. Las causas físicas pueden surgir de la falta de sodio en tu sistema. Tu cuerpo, pidiéndote sal, trata de reemplazarlo.

Otras personas están leyendo

La enfermedad de Addison

La enfermedad de Addison resulta por una falta de sincronización entre el sistema inmune y la corteza suprarenal. El cuerpo identifica las células suparrenales como un enemigo, las ataca y las destruye. Como corolario, esto puede interferir con la habilidad de tu cuerpo para mantener los niveles de sodio: pero es un proceso largo y los síntomas pueden estar solapados. Una persona puede tener esta enfermedad por años sin que se haya identificado o diagnosticado. Uno de los síntomas tempranos es el antojo de sal que parece haber aparecido de repente y que no se va. Si también tienes fatiga y debilidad en los músculos, visita a tu médico para que te revise y decirle lo que te preocupa.

Síndrome de Bartter

Aunque raro, el síndrome de Bartter puede también hacer que tengas antojos de sal. Es un desorden congénito que evita que los riñones absorban el sodio apropiadamente. Esto puede hacer que pierdas una gran cantidad de sodio con la orina y como resultado, tu cuerpo demandará más. Si tu deseo de sal te domina, consulta con un médico para que te haga un análisis de orina con el que podrá descartar este síndrome.

Desequilibrio electrolítico

La deshidratación crónica puede resultar en un desequilibrio electrolítico que puede ser potencialmente peligroso si ignoras la situación. Si tu estilo de vida es tal que estás trabajando o ejercitándote afuera con frecuencia, al calor y transpirando mucho, el deseo de sal puede ser la forma en que tu cuerpo te dice que tomes una bebida llena de electrolitos como sodio y potasio, no una bolsa de patatas fritas saladas. La deshidratación primero te hace tener sed, entonces tu cuerpo demanda tener sal porque lo ayuda a retener y mantener el agua que le has dado. Si frecuentemente tienes estos síntomas y se juntan con la confusión, un lapso de inconciencia o piel fría, busca ayuda médica inmeditamente.

Consejos

De acuerdo a un artículo en Physiology and Behavior (Fisiología y Conducta), un antojo de sal puede también formarse en tu mente, y no ser necesariamente un signo de que algo esté mal en tu cuerpo. Los bebés generalmente tienen aversión por las cosas saladas y no desarrollan su gusto por el sodio hasta que tienen 2 ó 3 años. Cuanta más sal consumes, más crees que necesitas. La comida no sabe tan bien sin ella. USA Today indica que cuando los niños estadounidenses llegan a los 9 años, el 68% de sus dietas contiene demasiada sal. Si está preocupado por tu antojo de sal, asegúrate de que no se debe a una condición médica; pero también deberías simplemente refrenar tus antojos y aprender a consumir menos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles