Tipos de carburadores

Escrito por dennis hartman | Traducido por carlos f. fava
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Tipos de carburadores
(chrome engine image by Thomas Czeizinger from Fotolia.com)

Los carburadores fueron inventados a finales del siglo XIX. Desde entonces la tecnología ha evolucionado y distintas variaciones del diseño original han sido empleadas para producir motores cada vez más potentes y eficientes. En la actualidad, existen varios tipos distintos de carburador que difieren en términos de su funcionamiento, complejidad y efectividad. Cada uno se adecua a una aplicación automotriz específica.

Otras personas están leyendo

Funcionamiento del carburador

La función de todos los carburadores es la de mezclar el combustible con el aire en la proporción correcta para alimentar un motor de combustión interna. Funcionan por el principio de presión estática y dinámica del aire, conocido como principio de Bernoulli. Esto significa que a medida el aire ingresa más rápido al motor, su presión dinámica aumenta. El carburador mide esta presión y permite que la cantidad correspondiente de combustible se mezcle con el aire. Los carburadores de aspiración lateral y de aspiración hacia abajo tienen sus tomas de aire puestas de una manera distinta, aunque cumplen la misma función. Estas diferencias en el diseño pueden deberse a la posición del carburador con respecto al motor, o para permitir el apilamiento de varios carburadores uno sobre otro, donde cada uno terminará obstruyendo el paso de aire del otro si no se elige con cuidado la dirección de las tomas de aire.

Fijo vs. Variable

La mayoría de los carburadores se pueden dividir en una de dos categorías: los de tobera fija y los de tobera variable. Los fijos son los de uso más común, sobre todo en los autos y camiones de fabricación estadounidense. Normalmente son carburadores con aspiración hacia abajo. Los de tobera fija usan la presión del flujo de aire para regular la cantidad de combustible que ingresa al motor. Básicamente el aire ocupa parte del espacio que de otra forma ocuparía el combustible. Los carburadores variables, también conocidos como "de depresión constante", suelen ser de aspiración lateral. Usan la presión del flujo de aire para regular el combustible directamente. En lugar de ocupar el espacio del combustible, el aire acciona una pequeña aguja que a su vez abre o cierra el conducto emulsionador del combustible, también conocido como jigleur. En ambos sistemas, el resultados es una mezcla homogénea de aire y combustible. La presión del flujo de aire, que es generada por el motor en movimiento, dependerá de varios factores, como la temperatura del motor, la temperatura y viscosidad de el combustible y la calidad del propio aire.

Carburadores de múltiples bocas.

Los carburadores más simples contienen un solo conducto por el que el aire pasa hacia las cámaras de combustión del motor. Los carburadores de múltiples bocas poseen dos o más de estos conductos. Esto permite el paso de mayor cantidad de aire y es especialmente útil para motores de gran desplazamiento. La mayoría de los carburadores de múltiples bocas posee un conducto principal, que se abre con la válvula mariposa, y un conducto secundario (o una serie de conductos secundarios) que se abrirá solo cuando se requiera más aire y el conducto principal esté a su máxima capacidad. En algunos motores de alto rendimiento, la apertura de las bocas se dispone para que ocurra de manera simultanea, en lugar de la apertura gradual que resulta más práctica y eficiente para los automóviles de uso cotidiano. En otros casos, cada uno de los conductos puede alimentar un cilindro o una serie de cilindros diferentes, como en un motor en V. Aquí ambos conductos son idénticos y no existe un primario o un secundario.

Carburadores con catalizadores

Los carburadores catalíticos utilizan una reacción química para alterar la calidad del combustible a medida que se mezcla con el aire. Una de las funciones más importantes del carburador es mezclar el combustible con el aire de manera homogénea, pero las impurezas y las variaciones en la composición del combustible puede dificultar esta tarea. El carburador catalítico contiene un metal catalizador, como el platino o el níquel, que separa el combustible en sus componentes elementales para permitir una mezcla de mayor calidad. Si bien los carburadores ya han quedado en desuso para la mayoría de automóviles modernos, la tecnología del carburador catalítico fue implementada en el convertidor catalítico, que utiliza metales catalizadores para descomponer los gases de escape del motor y convertirlos en gases menos contaminantes antes de ser liberados al medio ambiente.

Control manual

Algunos carburadores para aplicaciones especiales permiten al conductor la operación manual de ciertos mecanismos. La mayoría de estos son los que se emplean en motores de aviación. El funcionamiento normal del carburador puede resultar insuficiente para compensar las variaciones en la presión de aire provocadas por los cambios de altura. Un obturador controlado por el piloto permite alterar su funcionamiento en caso de que se requiera más potencia. Otra variante común existía para los carburadores de aspiración lateral de alguna motocicletas antiguas. Se trataba de un botón que hacía descender el flotador que está dentro del carburador, permitiendo el ingreso de más combustible. Esto hacía más fácil el arranque en frío pero suponía el riesgo de rebalsar el carburador y derramar combustible sobre partes del motor que podían causar un incendio. Otros carburadores poseen otras formas de control manual para facilitar el arranque en frío.

No dejes de ver

Referencias

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles