DESCUBRIR
×

Tipos de chocolate que hay en el mercado

Jack Hollingsworth/Photodisc/Getty Images

Introducción

La humanidad lleva más de 500 años combinando el cacao con leche y azúcar. Aún con la cantidad limitada de árboles diferentes, cuando el cacao es transformado en chocolate deriva en una infinita cantidad de mezclas, formas, sabores y colores. Pero las especies de cacao se resumen a tres variedades: el criollo, el forastero y los diferentes cruces entre estos dos que genéricamente se conocen como híbridos. Aún con los cientos de presentaciones y variedades que se pueden obtener, existen bases gastronómicas para elaborar todos ellos, es por eso que te compartimos los tipos de chocolate primarios que dan origen a todo lo demás.

Microzoa/The Image Bank/Getty Images

Tabletas

También conocido como chocolate negro, la tableta es básicamente es una mezcla entre cacao y azúcar, y se clasifica según el porcentaje de pasta de cacao que posee. Para poder considerarlo en esta categoría, debe tener por lo menos 50% de pasta de cacao. Esta presentación es muy empleada por reposteros y algunas industrias del dulce como materia prima destinada a la mezcla. En los últimos años ha proliferado la venta de tabletas destinadas al consumo del público en general, es así como actualmente encontramos tabletas con porcentajes de cacao de 99% que tienen como finalidad paladear el sabor electrizante y mágico del cacao casi puro. No es raro que en las etiquetas de estos productos se señalen el lugar de origen de la planta como indicación de los sabores presentes.

Jack Hollingsworth/Photodisc/Getty Images

Pastas, polvos y fécula

Es sabido que la primera presentación del chocolate fue en bebida, ya que las poblaciones prehispánicas como por ejemplo los toltecas, mayas y aztecas acostumbraban mezclarlo con agua (sin azúcar), pero fueron los españoles que al agregar leche y azúcar introdujeron el chocolate para beber como lo conocemos hoy en día. El producto destinado para ser disuelto en leche se presenta principalmente en polvo, pasta o una combinación de esta última, además de fécula de maíz que actúa como un espesante natural. En el estado mexicano de Oaxaca, la tradición del chocolate para beber es tan amplia que existen tiendas donde el comprador puede elegir la mezcla entre granos, azúcar, cacao y aromas que prefiera, combinación que es realizada y mezclada mientras el cliente espera la pasta final.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Bombones (chocolates rellenos)

El origen de las frutas y galletas recubiertas de chocolate (o bombones) es incierto. Una de las atribuciones la posee Vatel, famoso chef de Luis XIV e innovador de los fogones. Tanto si surgió en Francia o en otro lado, el perfeccionamiento y la popularización de los chocolates rellenos se dio a partir 1868 cuando la compañía inglesa Cadbury lanzó al mercado la primer caja de bombones. De ahí en adelante suizos, italianos, franceses y belgas principalmente se han dedicado a perfeccionar la técnica, logrando llevarla a niveles superiores. Actualmente la confección de estas pequeñas joyas se ha sofisticado tanto que sus coberturas son obras pictóricas exactas, y los rellenos han cambiado de los típicos frutos secos para incluir el aceite de oliva, azafrán, queso, aceituna, rosas, jazmines y una lista interminable de delicados sabores dispuestos a explotar en la boca.

Kitchen Wench/Creative Commons

Chocolate blanco

Suiza fue el primer país en vender esta presentación, y desde hace casi 100 años no ha dejado de circular por los anaqueles, en particular porque la popularidad del chocolate blanco ha ido en aumento en los últimos años. Esta mezcla de manteca de cacao, leche y azúcar es en realidad un anti-chocolate, pues carece de la materia prima que determina lo que es y no es un chocolate: pasta de cacao. Su peculiar composición encanta a propios y extraños, y no es raro observar en cualquier tienda o supermercado una cantidad significativa de productos confeccionados con esta pasta blanca.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Chocolate de cobertura

Es el chocolate destinado a terminar en un postre, es la materia prima de reposteros y pasteleros. La característica principal de esta presentación es su alto contenido de manteca de cacao (35%) que hace una pasta flexible pero resistente, cremosa y muy agradable a la vista debido al brillo final que muestra. Por lo general contiene una cantidad mínima de azúcar, y en muchas ocasiones, alguna esencia como vainilla o canela.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Chocolate con leche

Genéricamente hablando, el chocolate con leche es el que es comercializado para consumo personal. Es el que se encuentra en todas las tiendas y mercados, y suele ser mezclado con frutos secos o diferentes ingredientes. El porcentaje de cacao en esta presentación siempre está por debajo del 45%, aunque lo más común es que ronde el 25%. La mezcla se completa con leche, azúcar y en su mayoría con otros productos. Nestlé es la compañía que posee el reconocimiento de la invención de esta presentación, y parece que no existen muchas dudas al respecto.

Eising/Photodisc/Getty Images

Estilo americano

No podíamos dejar de hablar de la industria americana en un texto sobre el chocolate. Podrá no ser la de más calidad, ni la de más garbo, pero los productos que han logrado desarrollar y la mercadotecnia que han construido para venderlos son famosos en todo el mundo. Si vives en un pueblo perdido de Perú puede que no puedas degustar una trufa de Leonidas, pero siempre estará Hershey para ofrecerte una barra. Al ser una industria preocupada por las ventas multimillonarias, desarrollan una cantidad inabarcable de productos, promociones y empaques que pueden durar días, meses o años en las tiendas.

Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images

Chocolate semi-amargo

Este es una variante del chocolate negro y aunque la nomenclatura "amargo" o "semi-amargo" se ha venido sustituyendo por "negro", muchas personas siguen utilizando esta nomenclatura para referirse a barras o chispas de cacao mezcladas con azúcar en diferentes porcentajes. Para que se pueda considerar negro un chocolate (o amargo) debe tener al menos 35% de manteca de cacao y el resto de azúcar, cualquier mezcla que contenga menos de 35% se clasifica como semi-amargo.

Thomas Barwick/The Image Bank/Getty Images

Licor de chocolate

Es imposible determinar cómo es un licor de chocolate, cada fabricante tiene su estilo y su mezcla. En lo que coinciden todos es en que no es cacao fermentado el que da los grados de alcohol a la bebida, sino un añadido de bebidas espirituosas que puede ser whiskey, tequila o bourbon. Una de las marcas más famosas del mundo es Mozart, casa chocolatera austriaca que fabrica productos de cacao desde hace más de 100 años. Tiene dos licores de chocolate: el Mozart Chocolate Cream White y el Mozart Chocolate Pure 87 Black. El primero es de chocolate blanco y posee menos cantidad de grasa, mientras que el segundo es una mezcla precisa de chocolate oscuro, granos de cacao tostados, Bourbon y vainilla. Además existen otras marcas reconocidas en el mercado, como el licor de chocolate de Godiva, Vermeer, y más. Un licor de chocolate puede ser tu mejor aliado para rematar una buena cena magistralmente.