Tipos de conflictos intrapsíquicos

Escrito por walter johnson | Traducido por tere colín
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Tipos de conflictos intrapsíquicos
El ello, el yo y el superyó son entidades psíquicas que pueden entrar en conflicto, de acuerdo con Sigmund Freud. (David De Lossy/Photodisc/Getty Images)

El conflicto interpsíquico está normalmente asociado con la comprensión de Sigmund Freud acerca de la mente humana. Para él, la mente tiene tres componentes centrales: el ello, el yo y el superyó. Estos representan, respectivamente, al principio del placer (o pulsiones libidinales), al principio de realidad (la racionalidad, en un sentido amplio) y al mundo de la moral social. Estos tres componentes interactúan continuamente y hacen compromisos unos con otros. Sin embargo, cuando estas tres entidades están en conflicto continua o intensamente, puede desarrollarse una neurosis o enfermedad mental.

Otras personas están leyendo

Cualidades

El ello, el yo y el superyó no son "objetos", sino más bien modos de funcionamiento o métodos de actividad. Los dos primeros son naturales, ya que "vienen con" la creación de los seres humanos. Todos los seres humanos poseen impulsos libidinales, así como la capacidad de razonar. El conflicto entre estas dos entidades es básicamente claro y existe a nivel consciente y subconsciente. El elemento "social" del conflicto, el superyó, se vuelve más problemático. Este elemento se refiere a las reglas sociales que tienen el propósito racional de suprimir ciertas pulsiones libidinales en el interés de la construcción social y de la mano de obra necesaria. Estas formas de supresión rara vez se exponen en términos exactos, pero existen como "costumbres" no escritas. Como el superyó es el menos explícito de los tres modos de actividad mental, los conflictos relacionados con él son a menudo mal entendidos, pero no por eso menos intensos en el desarrollo de la neurosis.

Conflictos de defensa

Este tipo de conflicto es el peor y más perjudicial de todas las luchas interpsíquicas. Es una postura de abierta confrontación entre dos entidades, más comúnmente el ello y el yo. Hay algunas ocasiones donde los impulsos libidinales están continuamente frustrados por el yo o viceversa. Estos conflictos se desarrollan en la neurosis graves debido a la contradicción entre las unidades y ante la incapacidad para el compromiso. Lo peor que puede desarrollarse es la esquizofrenia, o "escisión" psíquica donde la persona se convierte, en efecto, dos personas diferentes: una que participa de un comportamiento racional, y la otra que participa en la satisfacción libidinal.

Conflictos de ambivalencia

Mientras que los conflictos de defensa tienen que ver con una guerra psíquica abierta, los conflictos de ambivalencia están más acerca de los dilemas, y tienen que ver más con los métodos en lugar de la adopción de posiciones extremistas. El conflicto aquí no es realmente acerca de la negativa a transigir, sino más bien a la forma que debe tomar el compromiso. Esta es una forma menos intensa del conflicto luego de el de la defensa. La vida psíquica normal es un conjunto de compromisos entre los tres elementos de la estructura mental. Sin embargo, llega un momento en el que las diferentes formas de compromiso no son evidentes y se desarrolla la lucha. Este tipo de lucha tiene que ver más con el superyó, el cual puede proporcionar información ambivalente sobre las reglas sociales que controlan a las pulsiones libidinales. Como tales, los conflictos de ambivalencia podrían desarrollarse a partir de un aspecto social donde las reglas sociales no estén claras acerca del equilibrio de la razón con la libido.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles