Dos tipos de depósitos hidrotermales

Escrito por arlene miles | Traducido por aldana avale
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Dos tipos de depósitos hidrotermales
Las aguas termales y géiseres son fuentes de depósitos hidrotermales. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Los depósitos hidrotermales son combinaciones de piedra y aleaciones de metal que ocurren cuando el agua con una significativa cantidad de piélago, o un componente de sal, entra en contacto con una fuente de calor como el magma. Se requiere la presencia de sal en el agua y una significativa cantidad de metales y minerales para que se formen los depósitos hidrotermales. Estos depósitos están divididos en tres clases: hipotermales, mesotermales y epitermales (y se pueden clasificar aún más mediante las formaciones de aleaciones por reemplazo o por relleno de los espacios abiertos en las rocas).

Otras personas están leyendo

Condiciones para la formación

Para que se formen los depósitos hidrotermales, se deben cumplir cuatro condiciones: la presencia de agua salada, caliente con un alto contenido de mineral, la presencia de aberturas en las rocas para permitir que las soluciones se muevan, disponibilidad de un sitio de depósito y una reacción química para hacer que ocurra el depósito. El magma es la fuente de calor más común, pero las condiciones metamóficas, meteóricas o marinas también pueden facilitar una elevación suficiente en la temperatura para que se formen estos depósitos. Los depósitos hidrotermales se pueden formar en cualquier tipo de rocas con deposición influenciada por la formación de roca local. La composición final de los depósitos depende de la reacción entre las soluciones salitrosas y las rocas con las cuales entran en contacto.

La salinidad es esencial

El agua dulce jamás está involucrada en la formación hidrotermal pues debe contener salinidad. Esta salinidad, sin embargo, es diferente a la del agua de mar ya que puede disolver y transportar metales como oro y plata. La salinidida, particularmente la compuesta por sodio y calcio, también es un solvente efectivo para los minerales sulfuro y óxido. A menudo contiene sales de magnesio y potasio y cantidades pequeñas de muchos otros elementos. Las concentraciones oscilan desde un pequeño porcentaje de sólidos disueltos por peso a tanto como un 50 por ciento.

Depósitos mesotermales

Estos depósitos se caracterizan por el reemplazo y las texturas de espacio abiertas, siendo esto último más común en profundidades menores. El contacto más afilado con las rocas nativas, que pueden ser ígneas, sedimentarias o metamórficas, también es común. Los minerales más abundantes son calcopirina, bornita, enargita, tetrahedirta, esfalerita y galena. Los metales básicos que se utilizan generalmente son plomo, zinc y cobre.

Depósitos epitermales

También conocidos como depósitos térmicos superficiales, este tipo comúnmente se asocia con las aguas termales y los géisers, convirtiéndolos en el tipo mejor conocido de los depósitos hidrotermales. El relleno de espacio abierto, caracterizado por costras, bandas de peinado y simétricas, es el tipo más común de formación. Se encuentra una amplia variedad de aleaciones en estos depósitos, más comúnmente las de oro y sulfuro como cobre, plomo de zinc, molibdeno, bismuto, níquel, cobalto, antimonio y mercurio. Los minerales asociados con estas vetas incluyen calcio, calcita, fluorita, barita, calcedonia, rodocrosita y dolomita.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles