¿Qué es el trastorno de pánico nocturno?

Escrito por robert miskimon | Traducido por alejandro cardiel
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué es el trastorno de pánico nocturno?
Las personas que sufren un ataque de pánico pueden pensar que están teniendo un ataque cardíaco. (Thinkstock/Comstock/Getty Images)

Son las 2 de la mañana y súbitamente te despierta una rigidez en la garganta que no te deja respirar. Tu corazón late rápidamente y estás cubierto en sudor. ¿Ataque cardíaco o ataque de pánico nocturno?

Si has tenido ataques de pánico diurnos, tal vez estés algo familiarizado con este sentimiento de terror y desorientación. Si no, puedes pensar que estás teniendo un ataque cardíaco y convencerte de que estás muriendo.

Debido a que los síntomas de un ataque cardíaco y un ataque de pánico nocturno se parecen entre sí, al principio puede ser difícil saber la diferencia. La buena noticia es que los ataques de pánico nocturnos no matan a quienes los padecen, pero sin duda son aterradores.

Otras personas están leyendo

Signos y síntomas

Los ataques de pánico nocturnos usualmente se asocian con la falta de aliento o sensaciones de ahogamiento, sudoración, ritmo cardíaco acelerado, temblores o estremecimientos, mareos y un palpable miedo a morir. Debido a que algunos de los signos del ataque de pánico nocturno imitan a los de un ataque cardíaco, la experiencia misma de pánico puede aumentar el nivel de ansiedad y exacerbar el ataque.

La mayoría de las personas que experimentan ataques de pánico nocturnos también tienen ataques durante el día, de acuerdo con la Clínica Mayo. Los ataques de pánico nocturnos son menos comunes que los diurnos, pero pueden ser mucho más perturbadores porque la persona despierta súbitamente sin pistas contextuales o ambientales.

Causas

El diagnóstico diferencial del ataque de pánico nocturno se hace descartando hipertiroidismo (tiroides hiperactiva), hipoglucemia (azúcar baja en la sangre) y trastorno por estrés postraumático (TEPT).

Otros trastornos del sueño pueden tener signos parecidos a los ataques de pánico, e incluso pueden provocar un ataque. Estos incluyen la apnea obstructiva del sueño, enfermedad de reflujo gastrointestinal (ERGE), laringoespasmo (contracción súbita de las cuerdas vocales) y convulsiones nocturnas.

La investigación del sueño apunta hacia un área específica del cerebro (la médula) que es sensible a fluctuaciones de los niveles de dióxido de carbono en la sangre. Cuando los niveles de oxígeno están bajos debido a la respiración poco profunda y hay niveles más altos de dióxido de carbono, el cerebro produce una respiración más rápida (hiperventilación) para elevar los niveles de oxígeno. Esto también puede iniciar un ataque de pánico.

Respuesta paradójica

Paradójicamente, en algunas personas la relajación que viene con el sueño desencadena su mecanismo hiperactivo de alerta que provoca un ataque de pánico. En otras palabras, estas personas experimentan un miedo a perder el estado de alerta frente a las amenazas y no se permiten relajarse realmente.

Tratamiento conductual

En un documento de investigación presentado en una reunión de la Asociación para el Avance de la Terapia Conductual (Hsu, A., Sandbrand, D., Nazarian, M., Hurtado, M., Yocum, M., Caske, M.G., "¿Predice el cambio cognitivo conductual el resultado del tratamiento para el pánico nocturno?"), los científicos encontraron que la terapia cognitiva conductual puede ser usada efectivamente para tratar el trastorno de pánico nocturno.

los investigadores modificaron un programa cognitivo conductual estándar de 11 sesiones para el trastorno de pánico con el fin de incluir una educación sobre ataques de pánico nocturnos, higiene del sueño, alteración cognitiva de las fobias del sueño, ejercicios de respiración y prácticas de relajación. De la pequeña muestra de 22 pacientes, el 76 por ciento reportó no tener más ataques de pánico nocturnos después, el 56 por ciento no tuvo ataques de pánico diurnos, y el 60% ya no se pudo clasificar como que tenían trastornos de pánico.

Otras terapias

Otros tratamientos para los ataques de pánico nocturnos incluyen la administración de medicamentos contra la ansiedad, prácticas de meditación y relajación, escuchar música calmante antes de dormir, eliminar el consumo nocturno de cafeína y chocolate, los ejercicios de respiración y el control de cualquier trastorno respiratorio (parasomnias), así como medicamentos para controlar el reflujo gastrointestinal (ERGE).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles