Trastornos óseos pediátricos de pecho

Escrito por tiffany fowlkes | Traducido por martín giovana
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Trastornos óseos pediátricos de pecho
Los trastornos óseos pediátricos de pecho parecen ser un trastorno médico grave, pero causan pocas o ninguna complicación médica tales como la respiración o complicaciones de la función del corazón. (Thinkstock/Comstock/Getty Images)

Los trastornos óseos pediátricos de pecho se producen cuando un crecimiento anormal del cartílago y el hueso se desarrolla en la pared anterior del tórax. Los trastornos de los huesos del pecho pediátricos ocurren de dos formas específicas: el cofre del embudo, también conocidos como pectus excavatum, y pecho de paloma, también denominado como pectus carinatum.

Otras personas están leyendo

Causas

De acuerdo con el Hospital de Niños de Boston, la causa de los trastornos de los huesos del tórax pediátrico no está clara. Ambos tipos de trastornos reaparecen dentro de las familias, lo que lleva a los médicos a creer que la genética puede desempeñar un papel en el desarrollo de las deformidades.

Síntomas

Los síntomas de embudo torácicos en niños pueden incluir una depresión hueca en el pecho que es asimétrica, profunda y estrecha o ancha y poco profunda, resfriados frecuentes persistentes o crónicos que desarrollan neumonía y dificultad para respirar. Los niños mayores con trastornos pediátricos óseos de tórax en embudo pueden mostrar síntomas de dolor en el pecho, dificultad para respirar provocada por el esfuerzo o ejercicio, infecciones respiratorias frecuentes y la ausencia de la curva en la espalda superior, un pecho ancho y delgado, hombros gancho y una curvatura lateral de la columna vertebral. Los síntomas de los trastornos óseos pediátricos de pecho pecho de paloma incluyen dolor intermitente y dolor en la región del cartílago cubierto con dificultades para hacer ejercicio y/o jugar.

Diagnósticos

Tu pediatra puede diagnosticar trastornos de los huesos del tórax pediátrico mediante la observación de tu hijo mientras inhala, exhala y descansa. El pediatra también puede calcular la profundidad del pecho de adelante hacia atrás con películas de rayos x. Más corto que las mediciones promedio distingue el pecho embudo, mientras que las más largas distinguen deformidades de pecho de paloma. El corazón de tu niño puede ser examinado para determinar si se ha ampliado y ha desplazado a la izquierda debido a la deformidad. El pediatra también puede realizar la prueba de capacidad pulmonar para detectar tamaños de pulmón no coincidentes.

Tratamiento

Los casos moderados a severos de las deformidades de los huesos de pecho de embudo pueden ser tratadas con cirugía entre las edades de 5 a 10, pero nunca antes de los 2 años de edad. Los resultados óptimos de la cirugía se obtienen cuando los procedimientos de corrección se realizan antes de la adolescencia. El Hospital de Niños de Boston indica que hay una tasa de un 90 a un 95% de éxito terapéutico en los niños que se someten a cirugía de tórax en las deformidades óseas del pecho de embudo. También puede ser necesario restaurar el contorno normal del pecho con cirugía para los casos moderados a graves de pecho de paloma. Las perspectivas para los niños sometidos a cirugía de pecho de paloma son excelentes, con resultados óptimos de corrección.

consideraciones

El Hospital de Niños de Boston informa que un promedio de uno de cada 300 niños que tienen pecho de embudo con pecho de paloma es tan común como un tercio de todos los casos de pecho embudo. El pecho de paloma es más común en niños, con al menos tres de cada cuatro casos que ocurren en niños.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles