Tratamiento de los cálculos amigdalinos

Escrito por brad mchargue | Traducido por beatriz mónica graciela castellini de olgiati
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Tratamiento de los cálculos amigdalinos
Los cálculos amigdalinos se alojan en las grietas de la pared posterior de la garganta. (checking throat image by DXfoto.com from Fotolia.com)

Un cálculo amigdalino, también llamado tonsilolito, es una acumulación compacta (calcificación) de varias sustancias que se alojan en las grietas de las amígdalas. Son relativamente inofensivas y, a menudo, no requieren tratamiento y simplemente se desprenden por sí mismas; sin embargo, si se acumulan y resultan molestas, existen varias formas de removerlas.

Otras personas están leyendo

Causas y síntomas

Los cálculos amigdalinos se desarrollan cuando enzimas y partículas alimentarias, bacterias y mucosidad (goteo detrás de la nariz) se acumulan en la pared posterior de la garganta. Una de sus causas es la sequedad bucal que crea un campo de cultivo propicio para las bacterias; otra, es un exceso de mucosidad provocado por el goteo post nasal. Sin embargo, la mayoría de las veces no se puede discernir cuál es su origen, solamente aparecen.

Por lo general no presentan síntomas, excepto la aparición de un objeto pequeño, blanco o amarillento, en la pared posterior de la garganta. Pueden variar en tamaño y, muchas veces, son lo suficientemente diminutos como para no causar problemas; sin embargo, pueden crecer y llegar a medir hasta 1 pulgada (2,5 cm). A veces, producen mal aliento que se forma por una mezcla de sulfuro y bacterias, además de dolor de garganta; en ocasiones, los que son excepcionalmente grandes producen dificultades para tragar. Pueden dar origen a tonsilitis recurrentes y, en esos casos, la única opción es la remoción quirúrgica de las amígdalas.

Tratamiento y prevención

Extirpar los cálculos amigdalinos es un proceso sencillo. Puedes hacer gárgaras con enjuague bucal o agua salada para aflojarlos y matar las bacterias o utilizar un duchador bucal (Water Pik) para sacarlos de las grietas lanzándoles un chorro fuerte de agua. Otras posibles soluciones son desalojarlos pasando un cotonete embebido en agua oxigenada y un gotero de punta curva para aspirarlos.

La tonsilectomía es el único método para eliminarlos permanentemente. La cirugía es un paso drástico y una opción a considerar cuando los cálculos son recurrentes a pesar de las medidas preventivas o cuando provocan brotes frecuentes de tonsilitis. Un tratamiento conservador combinado con una buena higiene oral —cepillado, uso del hilo dental, gárgaras con enjuague bucal sin alcohol— es el modo más efectivo de tratarlos y prevenir la aparición de otros nuevos

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles