Tratamiento contra la proctitis provocada por radiación

Escrito por lee morgan | Traducido por nicolás arellano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Tratamiento contra la proctitis provocada por radiación
Muchos casos leves de proctitis no infecciosa no necesitan ningún tipo de tratamiento o solo lo requieren en cantidades muy pequeñas. (Wavebreakmedia Ltd/Wavebreak Media/Getty Images)

Cuando la parte de adentro del recto se inflama, a esta afección se la conoce como proctitis. Según la Mayo Clinic, los síntomas incluyen ganas frecuentes de hacer deposiciones, sangrado o dolor en el recto, molestias en la zona inferior y hacia la izquierda del abdomen o pequeñas cantidades de diarrea con bastante frecuencia. Aunque las enfermedades por transmisión sexual son las causas más comunes, la radioterapia en la zona rectal, producto, por ejemplo, de un tratamiento de la próstata o del cáncer cervical, también provoca una versión no infecciosa de la proctitis.

Otras personas están leyendo

Ausencia de tratamiento

Muchos casos leves de proctitis no infecciosa no necesitan ningún tipo de tratamiento o solo lo requieren en cantidades muy pequeñas. La Mayo Clinic dice que los síntomas a menudo se van solos en poco tiempo. Sin embargo, los cuadros más graves, que pueden incluir hemorragias, se deben estudiar con mayor profundidad.

Suplementos de hierro

Si el sangrado se convierte en un problema constante, es posible que necesites ingerir un suplemento de hierro a fin de aumentar los niveles de hierro en sangre y prevenir la anemia. Los National Institutes of Health recomiendan que un varón adulto consuma 8 miligramos de hierro por día, mientras que en las mujeres se aconseja consumir 18. Este tratamiento se debe mantener siempre y cuando el problema persista. Si los síntomas no ceden ni se van solos dentro de un período relativamente corto de tiempo, quizá necesites someterte a una terapia de ablación.

Terapia de ablación

La terapia de ablación se utiliza para detener la hemorragia en los tejidos que no se supone que deberían sangrar. Además, y según la Mayo Clinic, este tipo de tratamiento puede incluir terapia con láser y coagulación por plasma de argón. De acuerdo con la Cleveland Clinic, la terapia con láser de ablación térmica usa ondas electromagnéticas de alta frecuencia para generar un calor intenso que pueda cerrar por completo todos los vasos sanguíneos que se quieran. La coagulación por plasma de argón, por otro lado, utiliza gas de argón y una corriente eléctrica para coagular la sangre y detener el sangrado sin siquiera tocar la fuente del problema directamente.

Enemas

Según WebMD, las investigaciones probaron que una de las formas más efectivas contra la proctitis inducida por radioterapia es un tratamiento con enemas de sucralfalto dos veces por día durante tres meses. El sucralfato es un complejo de aluminio que protege la mucosa interna del recto contra la ulceración, según lo expuesto por los National Institutes of Health. Los enemas con esteroides, como pueden ser los de hidrocortisona, también funcionan y son mejores en cuanto al alivio de los síntomas de la proctitis y el sangrado. Los de butirato, que serían enemas de ácidos grasos de cadenas cortas, son buenos con otras formas de proctitis, pero no se los recomienda tanto contra la proctitis provocada por radiación.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles