Tratamiento de la neuropatía por quimioterapia

Escrito por m. gideon hoyle | Traducido por mar bradshaw
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Tratamiento de la neuropatía por quimioterapia
La neuropatía periférica inducida por quimioterapia, o NPIQ, es el término usado para describir el daño neurológico en los brazos, las piernas, las manos y los pies, que resulta del tratamiento con quimioterapia. (look at that image by Keith Frith from Fotolia.com)

La neuropatía periférica inducida por quimioterapia, o NPIQ, es el término usado para describir el daño neurológico en los brazos, las piernas, las manos y los pies, que resulta del tratamiento con quimioterapia. Dependiendo de la gravedad, este desorden puede ser un inconveniente doloroso temporario del tratamiento para salvar la vida o una complicación potencialmente mortal. Muchos aspectos de la neuropatía por quimioterapia son bien comprendidos, y tú y tu médico tienen una variedad de opciones para la prevención o el tratamiento.

Otras personas están leyendo

Síntomas de la neuropatía por quimioterapia

La neuropatía por quimioterapia puede aparecer en cualquier momento del tratamiento. Los síntomas incluyen sensaciones de ardor, dolor, adormecimiento, hormigueo, contracciones musculares, problemas del equilibrio, sensibilidad aumentada a la temperatura, constipación, fluctuaciones de la presión sanguínea y dificultad para tragar. Con frecuencia, las alteraciones de las sensaciones en las manos y los pies aparecen simultáneamente en ambos lados del cuerpo. El desorden puede afectar el rendimiento de cualquier actividad que involucre el uso de tus brazos y tus piernas, incluyendo la habilidad de caminar o vestirte. En las formas más peligrosas, la neuropatía por quimioterapia puede provocar dificultades para respirar, parálisis o fallas orgánicas. Si estás recibiendo tratamiento quimioterápico y experimentas alguno de los síntomas de este desorden, debes consultar a tu médico de inmediato. Aunque hay muchas posibles causas para estas molestias, es mejor equivocarse hacia el lado de la precaución.

Medidas posibles de prevención

Puedes tomar algunas medidas para prevenir los problemas de la neuropatía. Para empezar, los investigadores saben que cierta clase de drogas quimioterápicas presentan mayor riesgo de provocar neuropatía como efecto adverso. Estas incluyen: los compuestos del taxano como paclitaxel y docetaxel (Taxol y Taxotere respectivamente); los compuestos que contienen platino como el carboplatino, el cisplatino y el oxaliplatino; los compuestos de epotilona como la ixabepilona (Ixempra); las plantas alcaloides como la vincristina, la vinblastina y la vinorelbina; la lenalidomida (Revlimid); la talidomida (Thalomid) y el bortezomibe (Velcade). Consulta con tu médico se estás siendo tratado con cualquiera de estad drogas. Se es así, podrías preguntar si hay sustitutos efectivos disponibles.

Aún si no hubiera sustitutos disponibles, tu médico podrá reducir los riesgos cambiando las dosis de tu tratamiento y la forma en que se administra. Por ejemplo, una sola dosis grande puede ser aplicada en dosis más pequeñas y manejables. Además, un tratamiento único puede ser dado por un período de tiempo más largo. Estos dos métodos pueden reducir los efectos tóxicos de la medicación y posiblemente ayudar a evitar los problemas nerviosos.

Algunos otros tratamientos suplementarios también pueden ayudar a prevenir la neuropatía, aunque las evidencias actuales son en el mejor de los casos mixtas. Las opciones potenciales incluyen la vitamina E, los anticonvulsivantes y las infusiones que combinan calcio y magnesio. Consulta con tu médico antes de probar estos productos.

Opciones de tratamiento

Si estás sufriendo actualmente la neuropatía por quimioterapia, hay varios tratamientos posibles. En principio, buscar otros tratamientos quimioterápicos disponibles. Cambiar la medicación puede solucionar tus problemas. Si no hay otras opciones de tratamiento disponibles, es posible que el desorden sea una reacción de corto plazo al tratamiento y en ese caso desaparecerá por sí misma. Esto puede pasar en un par de semanas, un par de meses o no pasar. Si tus síntomas persisten, los médicos pueden trabajar para aliviar tu dolor usando esteroides, anticonvulsivantes o pequeñas dosis de antidepresivos. Los casos más severos en ocasiones se tratan con drogas opiáceas. Otras terapias potencialmente útiles incluyen la biorretroalimentación, la acupuntura, la terapia física, la terapia ocupacional y las técnicas de relajación.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles