Tratamiento para un quiste en la tiroides

Escrito por lee morgan | Traducido por valeria d'ambrosio
Tratamiento para un quiste en la tiroides

Ante la formación de quistes en la tiroides, se realiza una biopsia para determinar la presencia de células cancerígenas.

biopsy preparation image by palms from Fotolia.com

La glándula tiroides, que se encuentra en el cuello, se encarga de controlar el ritmo en que el cuerpo utiliza la energía y produce las proteínas. Ocasionalmente, se pueden formar nódulos en la tiroides y, si no se tratan, estos quistes producen dolor, sangrado e incluso cambios en la voz. El tratamiento varía según el resultado de la biopsia, estudio en el que se determina si son cancerígenos mediante la extracción de líquido.

Otras personas están leyendo

Terapia de supresión hormonal

La levotiroxina, una hormona de reemplazo que se asemeja a la que es secretada por la glándula tiroides, se puede administrar en forma de píldoras para tratar los quistes benignos. Según la Clínica Mayo, la hormona toridea adicional provocará una disminución de la tirotropina (TSH, por sus siglas en inglés), lo que permitirá el crecimiento del tejido tiroideo. En algunos casos, esto provocara una reducción del nódulo. Si bien esta terapia se utiliza en ciertas ocasiones, es probable que los quistes tiroideos benignos no causen ningún inconveniente, por lo que no hay necesidad de reducirlos a menos que surja alguna complicación.

Iodina radioactiva

La iodina radioactiva, que se administra en forma de cápsulas o píldoras, es un tratamiento capaz de reducir un nódulo en la tiroides, incluso adenomas o bocios. Este tratamiento a menudo hace que los síntomas de una tiroides hiperactiva desaparezcan o mejoren en el lapso de 2 a 3 meses. Una vez que se eliminan los nódulos, se libera la hormona tiroides dentro del organismo. Esto puede empeorar temporalmente los síntomas después del tratamiento. Los efectos secundarios pueden incluir dolor de garganta y cuello.

Cirugía

En el peor de los casos, la biopsia revelará que los quistes contienen células cancerígenas. El tratamiento típico para un crecimiento maligno es extraerlo quirúrgicamente junto con la mayor parte del tejido tiroideo. Esta "tiroidectomía casi total" obviamente reducirá la hormona tiroidea en el cuerpo a niveles insuficientes y se necesitará una terapia de reemplazo con levotiroxina de por vida para garantizar el normal funcionamiento del organismo. Este tratamiento suele curar el cáncer y raras veces causa problemas potencialmente mortales, según lo establece la Fundación Estadounidense de la Tiroides. Si los quistes benignos no se pueden tratar de manera efectiva mediante métodos no quirúrgicos y crecen lo suficiente como para dificultar la respiración o la deglución, se los puede extraer en una cirugía. La cirugía sólo se tiene en cuenta para estos casos, ya que se corre el riesgo de dañar los nervios bucales o las glándulas paratiroides que se encargan de controlar el nivel de calcio en el torrente sanguíneo.

Esperar y ver

Según la Clínica Mayo, ante cualquier tipo de crecimiento benigno en la tiroides, los médicos pueden recomendar esperar un tiempo. La observación del quiste puede ser la única medida preventiva que se tome si no aumenta su tamaño. Además, se puede solicitar otra biopsia y exámenes físicos regulares en caso de que ocurran cambios en el quiste.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media