Tratamiento de la tendinitis poplitea

Escrito por ryan mchargue | Traducido por eduardo moguel
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

El tendón poplíteo conecta el costado del fémur en la rodilla con el músculo poplíteo que está en lado anterior de la parte superior de la tibia. Está en contacto directo con otros varios tendones y ligamentos así como con los huesos. El tendón poplíteo previene que la rodilla se doble hacia afuera al moverse. Es un problema relativamente raro, pero existen varios métodos de tratamiento disponibles, tanto quirúrgicos como no quirúrgicos.

Otras personas están leyendo

Causas y síntomas

La tendinitis poplitea es generalmente causada por el exceso de uso cuando el tendón se frota contra otros tendones, ligamentos y huesos adyacentes. Esto resulta en la inflamación del tendón, lo que provoca la tendinitis. Un desagarre o ruptura del tendón generalmente no ocurre a menos que haya un trauma severo sobre las rodillas. Correr en bajadas puede causar estrés excesivo en el tendón poplíteo.

Los síntomas incluyen dolor que parece originarse del fondo de la rodilla, con frecuencia justo arriba del doblez anterior de la articulación y empeora con la actividad. Esta lesión puede estar acompañada de inflamación menor y enrojecimiento y calor en la piel por encima del tendón. Si doblar la rodilla y descansar el pie sobre la pantorrilla opuesta alivia el dolor, la tendinitis poplitea puede ser la causa del malestar.

Tratamiento

La tendinitis poplitea tiene un tratamiento relativamente sencillo. Por al menos durante seis semanas evita actividades que pongan estrés sobre el tendón poplíteo, como caminar o correr colina abajo. Aplicar hielo en la rodilla y el uso de antiinflamatorios no esteroideos, como el sodio de naproxeno o el ibuprofeno pueden reducir la inflamación y el dolor.

Si el daño al tendón es más severo, un médico puede colocar un yeso sobre la pierna para restringir el movimiento. Si el tendón está cortado, es posible que sea necesaria una corrección quirúrgica, lo que incluiría hasta seis semanas con yeso y muletas, junto con una posible terapia física de hasta seis meses después de la cirugía.

Prevención

Si sientes dolor profundo en la rodilla, evita las actividades de alto impacto que puedan golpear el tendón, como correr o saltar. Ten descansos apropiados entre tus rutinas de ejercicio.

No dejes de ver

Referencias

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles