Tratamiento con vitamina C para el herpes zóster

Escrito por dan keen | Traducido por barbara obregon
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Tratamiento con vitamina C para el herpes zóster
El virus del herpes zóster puede permanecer inactivo por décadas. (Duncan Smith/Photodisc/Getty Images)

El herpes zóster es una infección viral dolorosa. Es el mismo virus que causa la varicela. Después que una persona tiene un brote de varicela, el virus permanece en su cuerpo, pero se vuelve inactivo. Se puede esconder en los nervios sensoriales en el cuello, la cara o el tronco del cuerpo. A menudo, se encuentra en estado latente durante décadas. Un sistema inmunitario débil puede ser un disparador que "despierta" al virus. La vitamina C juega un papel importante en el fortalecimiento del sistema inmunológico.

Otras personas están leyendo

Síntomas

Al inicio del herpes zóster, una persona experimentará una sensibilidad a un lado de la cara, la espalda o el pecho. Esto viene seguido por una fiebre, dando la apariencia del virus de la gripe. El área sensible se volverá muy dolorosa, tanto es así que una persona puede no ser capaz de tolerar el toque de la ropa. A continuación, la zona afectada presentará ampollas de color claro. Con el tiempo, las ampollas se tornarán amarillas, se desarrollará una costra y se caerán. Una vez que la enfermedad sigue su curso, lo más probable es que entre en remisión otra vez.

Prevención y tratamiento con vitamina C

La vitamina C es un nutriente esencial para el apoyo del sistema inmune. Mantener el sistema inmune fuerte es una de las claves para prevenir que el virus del herpes zóster se active. Cuando no se produzca un brote, toma 1.000 mg cuatro o más veces al día de vitamina C. Si experimentas diarrea, reduce la cantidad. Toma la mayor cantidad de vitamina C que puedas, sin contraer diarrea. La vitamina C también tiene propiedades anti-virales y anti-toxina, que la convierten en una parte efectiva de un plan para tratar y prevenir el herpes zóster.

Otros suplementos nutricionales

Además de la vitamina C, las vitaminas, minerales y nutrientes que abordan el sistema inmune deben ser incluidas en un régimen de suplemento diario. Estos incluyen la equinácea (4 ml o 500 mg cuatro veces al día), vitamina E (400 UI al día), vitamina A (50,000 UI al día durante dos semanas), zinc (30 mg diarios), cobre (2 mg al día) y selenio (200 mcg al día).

Alimentos que comer

Los alimentos ricos en vitaminas C y A deben ser consumidos. Estas vitaminas se pueden encontrar en verduras de color verde, amarillo y naranja. Las frutas no sólo contienen vitamina C, sino también bioflavonoides, que son factores de alimentos que mejoran la acción de la vitamina C. Debido a que el herpes zóster afecta el sistema nervioso, come alimentos ricos en vitaminas del grupo B. Estos incluyen cereales integrales, germen de trigo, levadura de cerveza y huevos. El jugo de arándano contiene vitamina C, sin embargo, bebe la variedad sin azúcar para evitar el exceso de azúcar en la dieta.

Alimentos que debes evitar

El sistema inmune, con sus glóbulos blancos, debe estar en su pico para prevenir un ataque de herpes. Dado que el azúcar suprime la actividad de las células blancas de la sangre, evita productos procesados, refinados ​​con alto contenido de azúcar, como refrescos, pasteles, dulces. Los azúcares naturales, como se encuentran en la fruta, son preferibles, pero incluso éstos deben ser consumidos con moderación durante un ataque de herpes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles