Los tratamientos para la tendinitis calcificada en la pierna

Escrito por dana severson | Traducido por daniela laura arjones
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los tratamientos para la tendinitis calcificada en la pierna
Los tratamientos para la tendinitis calcificada en la pierna. (Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images)

Cuando estás tratando con tendinitis calcificada, depósitos de calcio han comenzado a formarse a lo largo de los tendones, lo que resulta en la inflamación asociada con la tendinitis. Esto provoca que el tendón afectado se vuelva más duro de lo normal, a veces hasta el punto de dolor, sensibilidad y rigidez. Mientras que esta condición afecta más comúnmente al hombro, se puede desarrollar dentro de cualquier articulación, incluyendo tus rodillas y hasta tus tobillos. Pero esto no es una condición con la que simplemente tendrás que vivir; los tratamientos están disponibles para mejorar tus síntomas y movilidad en general.

Otras personas están leyendo

Autocuidado

Como con casi cualquier padecimiento relacionado con tus tendones, los músculos y las articulaciones, la tendinitis calcificada a menudo responde a simples medidas de autocuidado. En realidad, los médicos recomiendan comúnmente enfoques conservadores de tratamiento antes de que se empleen procedimientos más invasivos. El autocuidado es, con mucho, la opción más conservadora.

Colocar hielo en la articulación afectada puede ayudar a reducir la inflamación, así que coloca un paquete de hielo, bolsa de verduras congeladas o simplemente una bolsa de hielo sobre la articulación de la pierna afectada. Mantén el hielo en el área por unos 20 minutos. Este es realmente el tiempo ideal. Si se deja más tiempo, podrías empeorar la condición. La colocación de hielo se realiza cada tres o cuatro horas.

Complementa la colocación de hielo con un poco de descanso. Aunque no deseas eliminar toda la actividad física, limita los movimientos que podrían empeorar tu condición, especialmente en lo que se refiere al dolor. El dolor es esencialmente la forma en que tu cuerpo te informa de que no hagas algo, así que asegúrate de escuchar a tu cuerpo. Si te dice que bajes los pies, entonces baja tus pies por un rato. Cuando el dolor pasa, vuelve a tu día.

Los anti-inflamatorios también pueden recorrer un largo camino para ayudar a tendinitis calcificada. Medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos (NSAID por sus siglas en inglés de Non-Steroidal Anti-Inflammatory Drugs) son los grandes medicamentos de venta libre que reducen la inflamación de la articulación que está causando el dolor. Sigue las instrucciones de dosificación en el paquete para asegurar el uso apropiado.

Mientras que necesitas descansar periódicamente la articulación afectada, también es crucial ejercitar el área. Esto aumenta la fuerza, la flexibilidad y el apoyo al área del problema. Puesto que estás sufriendo de tendinitis calcificada de la pierna, las actividades de bajo impacto son la elección a buscar. Andar en bicicleta y natación puede ejercitar el área, ya que pone poco estrés en las rodillas o los tobillos. Trata de incorporar el ejercicio en la mayoría de los días de la semana. Sin embargo, tendrás que consultar con tu médico antes de iniciar cualquier régimen de ejercicio. Él puede recomendarte que busques terapia física en su lugar.

Cuidado profesional

Si estas medidas de cuidados personales no funcionan, la intervención médica es a menudo necesaria. Uno de los más comunes es el uso de esteroides. Los esteroides trabajan muy similar a los NSAID, disminuyendo la inflamación y reduciendo el dolor. Y al igual que los NSAID, puede sentar las bases para la curación.

Tu médico también puede creer que podrías beneficiarte de la terapia física. Los fisioterapeutas no sólo establecen ejercicios específicos para mejorar tu fuerza y flexibilidad, sino que también modifican la postura y el movimiento para aliviar el estrés que causa el desgaste y desgarre vinculado a la tendinitis calcificada.

En los casos más graves (u otros tratamientos son ineficaces), puede ser necesario corregir la calcificación del tendón con cirugía. Los depósitos de calcio son esencialmente rotos a través de un procedimiento artroscópico. Otros casos pueden ser resueltos con ondas de choque dirigidas a la zona de calcificación también para romper los depósitos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles