Tratamientos para los tofos gotosos

Escrito por m. gideon hoyle | Traducido por paula santa cruz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Tratamientos para los tofos gotosos
(man with sprained ankle image by Joann Cooper from Fotolia.com)

La gota es una enfermedad artrítica que puede desarrollarse cuando hay grandes cantidades de ácido úrico en el cuerpo. Se caracteriza por la formación de cristales de uratos en los tejidos que recubren las áreas afectadas. En estadios avanzados, esta afección puede estar acompañada por la formación de tofos, o masas de cristales de urato monosódico, en los tejidos blandos del cuerpo. El tratamiento para los tofos gotosos comprende el uso de medicamentos para disminuir la presencia de ácido úrico.

Otras personas están leyendo

Reconocimiento de los tofos gotosos

Los tofos gotosos forman parte de la gota crónica, y es típico que se desarrollen entre los 10 y 12 años luego de comenzados los síntomas. En casos raros, también pueden formarse en la gota aguda. Los sitios más afectados del cuerpo incluyen la base del dedo gordo del pie, los codos, los dedos, las muñecas, las manos y el tendón de Aquiles. Si tienes tofos gotosos, los síntomas que vas a presentar son: dolor, destrucción y deformación de la articulación, daño en el tejido blando y compresión nerviosa. Consulta a tu médico si aparecen estos signos.

Determinación del tratamiento adecuado

Si te han diagnosticado tofos gotosos, el tratamiento se centrará en eliminar el exceso de ácido úrico. Con este fin, el doctor primero debe descubrir qué es lo que te está causando esta acumulación de ácido úrico. En algunos casos, el cuerpo produce ácido úrico a tasas elevadas; en otros, los riñones son incapaces de eliminar las cantidades normales de ácido úrico de la sangre. Una vez que el doctor determine cuál de estos procesos está presente, te indicará un tratamiento.

Tratamiento con alopurinol

Si produces demasiado ácido úrico, el doctor probablemente utilice un medicamento llamado alopurinol (Aloprim, Zyloprim), que interrumpe la conversión de ciertos químicos clave a ácido úrico. El alopurinol es muy efectivo, y es la opción más utilizada en el tratamiento de los tofos gotosos. La intensidad de sus efectos varía con la dosis administrada, y tu médico tratará de ajustar el tratamiento de acuerdo al exceso de ácido úrico de tu cuerpo. Los posibles efectos secundarios de este medicamento son: disminución de los recuentos sanguíneos, malestar gastrointestinal y erupción cutánea. Al comienzo del tratamiento, también estás en riesgo de sufrir un ataque de gota agudo. Consulta a tu médico lo antes posible si presentas estos efectos secundarios.

Tratamiento con probenecid

El alopurinol también es efectivo en casos donde hay una disminución de la eliminación del ácido úrico, pero tu doctor también puede recetarte una clase de medicamentos llamada uricosúricos, que actúan directamente sobre los riñones para mejorar su función de eliminación. El uricosúrico más comúnmente recetado es el probenecid (Benemid); si tu doctor prefiere esta medicación, deberás tomar de 1 a 2 gramos por día. Los posibles efectos secundarios del probenecid incluyen acortamiento de la respiración, hinchazón alrededor de los ojos, erupción cutánea y cambios en el color de la piel. Si presentas alguno de estos síntomas, llama a tu doctor inmediatamente. Otros efectos secundarios menos graves son: dificultad para orinar, orina con sangre u oscura y dolor en la parte inferior de la espalda o a los lados. Consulta con tu médico de inmediato si aparecen estos síntomas. El probenecid también puede provocar la formación de piedras en el riñón y no debe ser utilizado si el riñón presenta piedras previamente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles