Cómo tratar la gingivitis con bicarbonato de sodio

Escrito por ehow contributor | Traducido por valeria d'ambrosio
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo tratar la gingivitis con bicarbonato de sodio

Cómo tratar la gingivitis con bicarbonato de sodio. La gingivitis es una enfermedad bucal importante y sólo un dentista calificado puede indicar el tratamiento adecuado. Sin embargo, como medida preventiva o como parte de tu programa habitual de higiene bucal, el bicarbonato de sodio es una herramienta efectiva en el tratamiento de esta afección. Si además de cepillar tus dientes y utilizar hilo dental, incluyes bicarbonato de sodio en tu higiene bucal, puedes reducir los efectos de la enfermedad y evitar su reaparición.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Bicarbonato de sodio
  • Una taza
  • Agua caliente
  • Peróxido de hidrógeno
  • Un cepillo de dientes
  • Hilo dental
  • Agua salada

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Cuando estés por cepillar tus dientes, vierte de 2 a 3 cucharaditas de bicarbonato de sodio en una taza pequeña.

  2. 2

    Incorpora de 1 a 2 cucharaditas de agua caliente. Cuánto más caliente esté el agua, mejor. No obstante, procura que no esté hirviendo para no quemarte.

  3. 3

    Incorpora en la taza una tapa llena de peróxido de hidrógeno al 3%. Revuelve hasta formar una pasta espesa.

  4. 4

    Aplica la mezcla en los huecos de tus encías y en los espacios entre los dientes donde suelen acumularse los depósitos de comida. Puedes hacerlo con el dedo o sumergir una porción del hilo dental en la mezcla y usarlo como de costumbre. Este paso no es necesario en los casos leves de gingivitis pero, de todos modos, tiene sus ventajas.

  5. 5

    Sumerge tu cepillo de dientes en la mezcla y úsalo como de costumbre. Asegúrate de cepillar el borde de las encías, el lugar donde se acumulan la placa y el sarro. Es fundamental que trates esta zona si quieres prevenir la gingivitis.

  6. 6

    Enjuaga tu boca con agua salada tibia, que puedes preparar fácilmente con unas cucharadas de sal de mesa en una taza de agua tibia directamente del grifo. Esparce el agua moviendo la boca de un lado a otro durante al menos 30 segundos antes de escupirla en el lavabo.

  7. 7

    Repite el proceso al menos dos veces por semana. El bicarbonato de sodio ayudará a desinfectar tu boca y la mantendrá libre de bacterias y, al mismo tiempo, actuará como un abrasivo suave que fregará tus dientes. Puedes aumentar la cantidad de veces por semana, según la gravedad de la infección y las indicaciones de tu dentista.

Consejos y advertencias

  • Muchas empresas fabrican pasta de dientes y demás productos bucales que contienen bicarbonato de sodio. Arm & Hammer, uno de los recursos a consultar por el bicarbonato de sodio, fabrica pastas de dientes que pueden facilitar el proceso (ver Recursos a continuación).
  • Las mediciones no necesariamente tienen que ser exactas cuando tratas la gingivitis con bicarbonato de sodio. Es útil seguir algunas pautas, pero no te preocupes si añades un poco más o un poco menos de algún ingrediente de los que se indican para preparar la mezcla.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles