Cómo tratar la gota de forma natural

Escrito por contributing writer | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

La gota es una forma de artritis causada por una acumulación de ácido úrico en el organismo. Las personas que sufren de ataques de gota tienen dificultades para eliminar el ácido úrico, por lo que éste se acumula en las articulaciones, los ligamentos y los tendones. Suele ser muy dolorosa y lenta en desaparecer. Existen algunos fármacos para tratar la gota, sin embargo, resultan perjudiciales para los riñones y no se deben usar a largo plazo. Aquí encontrarás algunos tratamientos naturales para los ataques de gota.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Aceite de ricino
  • Sales de Epsom
  • Aceite esencial de ciprés, de toronja o de hisopo
  • Aceite de oliva o aceite vegetal prensado en frío
  • Una almohadilla térmica

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Lo primero que puedes hacer para aliviar la gota es cambiar tus hábitos alimenticios. Suspende el consumo de los alimentos procesados, los azúcares refinados y los cereales. Todos ellos causan inflamación en el interior del organismo, por lo que tendrás un cuerpo más saludable si dejas de consumirlos.

  2. 2

    Bebe jugo de cereza negra todos los días. Lo puedes comprar concentrado y beberlo de esa forma. Se ha demostrado que el jugo de cereza cuenta con la propiedad de reducir los niveles de ácido úrico.

  3. 3

    Compra algunas enzimas digestivas y tómalas junto y entre las comidas. Comienza lentamente y ve aumentando su consumo. Las enzimas ayudan a descomponer las partículas de los alimentos.

  4. 4

    Compra algunos aceites esenciales, cualquiera de los enumerados en la lista propuesta anteriormente. Todos cuentan con propiedades antiinflamatorias. Elige uno de ellos y agrega 2 o 3 gotas a un aceite de transporte, que puede ser el de oliva o el vegetal (2 cucharaditas son suficientes). No te excedas con los aceites esenciales y siempre agrégalos a un aceite de transporte. Con esta mezcla, masajea la zona afecatada.

  5. 5

    El aceite de ricino es un elemento muy beneficioso para tener a mano, ya que puede terminar con la inflamación, especialmente cuando se aplica en forma de compresa. Humedece un paño de algodón. Agrega una generosa cantidad de aceite de ricino y colócalo sobre la zona afectada. Cubre con un paño seco y en la parte superior de todo este vendaje, coloca una almohadilla térmica tan caliente como la puedas soportar. Relájate y aplica esta compresa durante 20 minutos cada unas pocas horas, o con mayor frecuencia si es necesario.

  6. 6

    Toma un baño de pies. Utiliza agua bien caliente, una taza de sales de Epsom y 1 o 2 gotas de alguno de los aceites esenciales mencionados. Si la gota afecta otra parte de tu cuerpo, toma un baño de tina utilizando esta misma receta.

Consejos y advertencias

  • Lo mejor que puedes hacer durante un ataque de gota es evitar las vísceras, las carnes rojas, los mariscos y las legumbres. De hecho, si la frecuencia de estos ataques aumenta, es aconsejable eliminar para siempre de la dieta estos alimentos ricos en purinas.
  • Nunca utilices un aceite esencial "puro", es decir, nunca lo uses sin antes diluir en agua o en otro elemento base.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles