Lifestyle

Cómo tratar los ligamentos suspensorios de los caballos

Escrito por tiernan mckay | Traducido por stefanía saravia
Cómo tratar los ligamentos suspensorios de los caballos

Los caballos de carrera son particularmente susceptibles a sufrir lesiones del ligamento suspensorio.

Portrait of a Race Horse image by Wimbledon from Fotolia.com

La lesión en el ligamento suspensorio es común en caballos de alto rendimiento, incluyendo los caballos de carreras, los caballos de salto, los corredores de barriles y los de polo. Los ligamentos suspensorios se encuentran bajo una gran cantidad de tensión, ya que ayudan a soportar el peso del caballo y a amortiguar las articulaciones durante la actividad intensa. Situado entre el tendón flexor y la caña, el ligamento suspensorio es esencial para la solidez de un caballo y para su habilidad. Las lesiones de este ligamento pueden terminar la carrera del equino, aunque también pueden ser tratadas con éxito, dependiendo de la localización y de la gravedad de los daños. Un veterinario con licencia debe participar en cada paso del proceso de tratamiento, ya que esta no es una lesión que puedas tratar por ti mismo. Mientras hay tratamientos quirúrgicos disponibles, a menudo es mejor considerar primero los tratamientos no quirúrgicos, si es que la lesión lo permite.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Máquina de ultrasonido
  • Emplazamiento
  • Una manguera
  • Paquetes de hielo para equinos
  • Herrero con experiencia
  • Medicación antiinflamatoria
  • Tratamiento antiinflamatorio tópico
  • Suplementos nutricionales
  • Ronzal
  • Arena

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Diagnostica la lesión. Un veterinario puede utilizar un ultrasonido para determinar la ubicación y la gravedad de la lesión. Este es un paso crucial, ya que los resultados determinarán el mejor plan de tratamiento y darán una idea de las probabilidades de éxito.

  2. 2

    Pon al caballo en reposo. Inmediatamente después de la lesión, el caballo debe limitarse a su puesto para evitar daños mayores. La cantidad exacta de tiempo debe ser determinado por un veterinario.

  3. 3

    Rocía con agua fría y hielo la lesión. Esto es importante para mantener la inflamación a un mínimo, especialmente durante las dos primeras semanas. Comprueba la lesión por calor o si hay inflamación adicional antes de cada sesión de limpieza con manguera.

  4. 4

    Pídele a tu herrero que compruebe los cascos del caballo. Es común que un herrador eleve el talón del caballo para reducir la presión en el ligamento.

  5. 5

    Adminístrale medicación antiinflamatoria. Es muy probable que el veterinario provea medicación como un tratamiento tópico con antiinflamatorios.

  6. 6

    Apoya la recuperación de tu caballo con suplementos nutricionales. Los suplementos que contienen agentes condroprotectores impulsarán la producción de colágeno, lo que acelerará la curación. Hay una serie de productos adecuados disponibles en el mercado.

  7. 7

    Introduce la caminata. Cuando el veterinario le da la luz verde, conduce a tu caballo fuera del establo con sólo un cabestro y hazlo hacer una caminata calmada alrededor de tu propiedad, lentamente incrementa la frecuencia. Mucho tiempo de descanso puede dificultar la recuperación. Las caminatas le otorgan a los caballos un poco del ejercicio necesario y lo ayudan a reconstruir el ligamento.

  8. 8

    Poco a poco introduce un programa de ejercicios. Con el tiempo, el caballo va a estar listo para un trabajo ligero con una silla de montar. Este es un paso importante hacia la recuperación. Introduce un programa muy lentamente, ya que el ligamento todavía es un poco vulnerable en este punto. Empieza por caminar y trabaja hasta un trote ocasional como signo de que el ligamento muestra fortalecimiento.

  9. 9

    Diagnostica la lesión con una ecografía de nuevo. Cuando el caballo esté funcionando bien domado, el veterinario debe verificar la lesión para determinar si este tratamiento no quirúrgico fue suficiente o si es necesario tomar un curso de acción más drástico.

Consejos y advertencias

  • El agotamiento, el equilibrio de las pezuñas y una caminata pobre son contribuyentes comunes a lesiones de los ligamentos suspensorios.
  • Un terapeuta de masaje equino puede ser muy útil durante el proceso del tratamiento.
  • Después de un descanso parado, el caballo puede estar lleno de energía. Él podría causarse más daños si no se controla durante la caminata. Considera el uso de una cadena de montantes para disuadir cualquier comportamiento peligroso.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media