Vida

Cómo tratar la pancreatitis canina

Escrito por ehow contributor | Traducido por sebastian castro
Cómo tratar la pancreatitis canina

perro lazo 03 image by Paco Ayala from Fotolia.com

Cómo tratar la pancreatitis canina. Ésta es una enfermedad común en los perros, y se puede volver una amenaza de vida si no se la trata, pero la buena noticia es que normalmente es bastante fácil controlarla. La pancreatitis es básicamente una inflamación severa del páncreas, una glándula ubicada en el abdomen que ayuda al metabolismo del azúcar y a la digestión de los nutrientes. Este artículo hará foco en los síntomas a detectar, las causas posibles y los tratamientos para la pancreatitis canina.

Nivel de dificultad:
Moderada

Otras personas están leyendo

Instrucciones

    Sección 1

  1. 1

    Busca los signos de pancreatitis canina que pueden incluir: falta de apetito o alimentación "caprichosa", vómitos, náuseas, deposiciones grasosas o grises, diarrea (que podría contener sangre), depresión, debilidad, consumo de agua excesivo o escaso y dolor abdominal.

  2. 2

    Observa los hábitos alimenticios de tu perro, ya que pueden ayudar a que tu veterinario haga un diagnóstico. Por ejemplo, ¿come muchas sobras de la mesa o se mete en la basura? Comer comidas "fuera de los límites" podría conducir a una pancreatitis.

  3. 3

    Lleva a tu perro al veterinario para un examen físico y un análisis de sangre si sospechas de una pancreatitis. Los "números" de la enzima del páncreas le ayudarán al veterinario a realizar un diagnóstico.

  4. 4

    Alimenta a tu perro con una dieta fácilmente digerible y baja en grasas, si el diagnóstico es pancreatitis. El pollo cocido o hervido (sin piel ni huesos) y el arroz, son una elección segura para comenzar. Para asegurarte de que tu perro reciba nutrientes adicionales, muchos veterinarios recomiendan mezclar una pequeña cantidad de fórmulas enlatadas de Hill's Prescription Diet w/d o i/d. Existen otras dietas veterinarias como las de Royal Canin que tiene alimentos formulados para los que tienen problemas pancreáticos. Luego de alimentarlo con una dieta especial por una o dos semanas (dependiendo de la severidad de la pancreatitits) podrás ir incluyendo la comida regular en la dieta de tu perro. Si la pancreatitis es crónica, tu veterinario te recomendará mantener la alimentación prescrita de tu perro o, si lo prefieres, una dieta baja en grasas hecha en casa. Si eliges la comida prescrita, puedes incluirle la versión seca de la fórmula y continuar alimentándolo con la mezcla enlatada o cambiar a completamente seca. Si tu perro es obeso, tu veterinario podría prescribirte una fórmula adelgazante especial. Para perros propensos a las alergias alimenticias, algunos alimentos limitados bajos en grasas como Natural Balance de pescado y papas, de pato y papas o de papas y ciervo de Dick Van Patten, o tal vez la fórmula vegetariana, podrían funcionar mejor que la Hill's Prescription Diet, que contiene maíz y pollo, ambos ingredientes conocidos por causar alergias en los perros.

  5. 5

    Dale a tu perro pequeñas cantidades de agua frecuentemente, especialmente si está vomitando. La terapia de fluidos podría ser necesaria si tu perro se deshidrata.

  6. 6

    Adminístrale cualquier medicación prescrita por tu veterinario. Si tu perro ha estado vomitando, seguramente el veterinario le prescriba un antiácido y/o medicación del tipo de Reglan mientras toma un antibiótico como cefalexín y tal vez una medicina para el dolor si llegara a ser necesaria. El metronidazol es un antibiótico más débil y secundario que puede ser prescrito y siempre es un tratamiento que se ajusta a la pancreatitis crónica.

  7. 7

    Vuelve al veterinario para repetir los análisis de sangre y una revisación luego de que la ronda de medicación se haya completado. Él podría querer hacer un análisis de sangre orientado al páncreas. Si los resultados siguen sin ser normales, tu veterinario querrá prescribirte más medicación y tal vez una radiografía para detectar si la causa es algún bloqueo. El veterinario tal vez también quiera hacer un ultrasonido abdominal para eliminar la posibilidad de un tumor pancreático (que es considerado una rareza en los perros).

Consejos y advertencias

  • No existen dos casos iguales de pancreatitis canina y la causa no es precisa, pero se cree que los perros con sobrepeso con una dieta alta en grasas, están más expuestos, por lo tanto, lo mejor es evitar darle restos de la mesa y mantenerlo alimentado con contenidos bajos en grasas. El estrés también se cree que es un factor contribuyente, por lo tanto mantén a tu perro lo menos estresado que puedas. Las infecciones virales o bacteriales y los traumatismos o heridas en el abdomen son otros posibles contribuyentes a la pancreatitis.
  • Si tu perro parece no disfrutar de la comida prescrita o especial (a muchos les pasa), puedes continuar mezclando pollo o pavo sin piel u otro tipo de carne baja en grasas. También puedes mezclar agua tibia, caldo de pollo o caldo de gallina sin sal para que sea más atractiva, o calentar la comida en el microondas si ha sido refrigerada (pero asegúrate de que no esté demasiado caliente).
  • Sitios web como RXPETFOOD.com y animalhousemagazine.com (ver los enlaces en Recursos debajo) envían prescripciones para alimentos para perros a tu casa. Esto es útil para gente que no puede transportar la comida desde su veterinaria o que vive en una zona donde la comida no está disponible. RXPETFOOD.com requiere la confirmación del dueño de la mascota de que la comida fue recomendada por su veterinario.
  • No alimentes a tu perro con golosinas altas en grasas mientras tratas la pancreatitis. Pregúntale a tu veterinario cuáles (si es que hay) son aceptables.
  • Los alimentos para perros prescritos para tratar la pancreatitis, como el de Hill, contienen gluten de maíz. Éste podría no ser bueno para todos los perros y podría crear problemas digestivos en lugar de curarlos. Si tu veterinario te prescribe una de estas dietas a largo plazo, tal vez quieras discutir el tema del maíz o consultar a un veterinario holístico sobre alimentos para perros bajos en grasas.
  • La pancreatitis es algo serio. Asegúrate de seguir las instrucciones de tu veterinario para una cura exitosa.
  • Incluso luego de que se vaya la pancreatitis y de que los análisis de sangre sean normales, el perro podría seguir mostrando signos de problemas digestivos como la diarrea o una deposición aceitosa. Esto puede deberse a una insuficiencia pancreática exocrina (IPE), una deficiencia de la enzima que se desarrolla con la pancreatitis crónica. Si sospechas de una IPE, consulta a tu veterinario. Puedes mezclar suplementos de enzimas que vienen en polvo con la comida de tu perro para regular su condición.
  • La pancreatitis es considerada como sobre diagnosticada en los perros. Tal vez quieras buscar una segunda opinión.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media