Cómo tratar con las personas pasivo-agresivas

Escrito por craig woodman | Traducido por maria della cella figueredo
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo tratar con las personas pasivo-agresivas
(Jupiterimages/Creatas/Getty Images)

Para los directivos que tratan con personas que muestran comportamiento pasivo-agresivo, el trabajo se vuelve frustrante. Es muy posible que una persona con estas características no se lleve bien con sus colegas y acabe por romper la atmósfera de unión y el espíritu de grupo. Lo que resulta peor es que esta conducta puede tener un efecto significativo en el equilibrio de la compañía, disminuyendo la eficiencia y afectando la producción. El gerente debe ser capaz de lidiar con cualquier tipo de personalidad, no sólo con las se suele trabajar bien; así que ten en cuenta los siguientes pasos si necesitas aprender a manejar a las personas pasivo-agresivas y sus comportamientos. Notarás que se reportan beneficios en tu lugar de trabajo.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Comienza reconociendo los comportamientos pasivo-agresivos en empleados y otros asociados. Éste tipo de personas tienden a culpar a los demás y a sentirse constantemente engañados o subestimados. Pueden estar propensos a dejar las cosas para más tarde y quizá pierdan las fechas límite de entrega. A menudo lucen irritables y por lo general "olvidan" detalles o conversaciones importantes como una forma de demostrar su desacuerdo. Se favorecen de notas o correos electrónicos para entablar comunicación, pues les evita confrontarse cara a cara con los demás.

  2. 2

    Entrena a los empleados señalando directamente sus comportamientos de naturaleza pasivo-agresiva, así como cualquier aspecto que resulte de esto. Si un empleado pierde fechas de entrega de forma constante, el supervisor debe explicarle que espera que entregue tareas dentro del tiempo estipulado; o en su defecto; comunique de forma clara la razón por la cual no es posible completar el trabajo. Concéntrate en demostrarle y en corregir comportamientos específicos dentro del trabajo y no rasgos de personalidad. Fija metas claras y establece penalidades en caso de incumplimiento.

  3. 3

    Aprecia de forma genuina la forma en la que el empleado contribuye a la organización. Reconoce a los empleados por sus habilidades únicas y por el valor agregado que aportan a la empresa. Ya que las personas pasivo-agresivas tienen a sentirse subestimadas, es posible que un gerente necesite exagerar un poco la demostración de aprecio.

  4. 4

    Confronta al empleado si no logras corregirlo ni demostrarle sus comportamientos. Aunque la personalidad pasivo-agresiva no sea propiamente una enfermedad mental, si es una característica de varios padecimientos y desórdenes mentales. Quizá el empleado quiera desempeñarse de la mejor manera en el trabajo, pero los factores emocionales pueden frenarlo. Motiva al empleado a iniciar una terapia que pueda ayudarlo con su comportamiento. Un buen terapeuta debe ser capaz de ayudar al paciente a mejorar sus acciones y a identificar las causas subyacentes. Hazle saber sobre cualquier beneficio o apoyo de salud que la compañía ofrezca para facilitarle el tratamiento.

Consejos y advertencias

  • Consigue el apoyo de sus colegas para que juntos lidien con la conducta problemática. Es muy probable que la situación sea igualmente frustrante para ellos, por lo que pueden -y deberían- estar dispuestos a prestar ayuda con el fin de mejorar el escenario.
  • Evita mostrarte autoritario con este tipo de personas. Aunque un gerente pueda estar seguro de que controla la situación, la conducta de muchas personas con personalidad pasivo-agresiva empeora si se le aplica este tipo de estrategia de liderazgo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles