Cómo tratar y prevenir las ampollas de sangre

Escrito por jillian downer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo tratar y prevenir las ampollas de sangre

Una ampolla de sangre es un tipo concreto de ampolla que se forma cuando los vasos sanguíneos cercanos a la superficie de la piel quedan dañados sin que se haya abierto la piel. Como la sangre no puede escapar, forma una burbuja bajo la superficie de la piel. Las ampollas de sangre suelen estar provocadas por lesiones pequeñas como un pellizco en la piel y suelen darse en los dedos de la mano y el pie. Las ampollas de sangre son muy parecidas a las ampollas con fluido en la manera en que se curan.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Jabón

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Aplica una compresa fría sobre la lesión para aliviar la hinchazón, disminuir el flujo de sangre y prevenir el moretón. Envuelve varios cubitos de hielo en un paño o toalla húmeda y aplica la compresa sobre la zona lesionada durante unos 10 minutos.

  2. 2

    Levanta la zona lastimada por encima de tu corazón para ayudar a aliviar la presión y detener el sangrado. Por ejemplo, se puede elevar una ampolla de pie tumbándose en la cama y colocando el pie sobre unas cuantas almohadas.

  3. 3

    Evita que se formen ampollas de sangre. Para intentar evitar que se formen ampollas después de que la piel quede pellizcada o apretada contra una superficie dura, intenta que tu piel esté húmeda y flexible bebiendo mucho líquido e hidratándote diariamente.

  4. 4

    Reduce la hinchazón. La sal de Epsom relaja los músculos doloridos y calma el dolor de la piel lesionada, pero también es una buena manera de aliviar la hinchazón. Dependiendo de dónde esté la ampolla, puedes llenar un barreño grande o la bañera con agua caliente y remojar la zona durante unos 15 minutos. Usa 1/4 de taza de sal de Epsom por cada 4 litros de agua.

  5. 5

    Cubre la ampolla de sangre. Para evitar reventar involuntariamente una ampolla de sangre, protégela durante tus actividades diarias. Si la ampolla de sangre está bajo presión constante, protégela usando una tira de «second skin» y esparadrapo. La «segunda piel» actuará como barrera temporal y ayudará a acelerar el proceso de curación.

  6. 6

    Protege una ampolla de sangre reventada. En el caso de que se rompa la ampolla de sangre, lava inmediatamente la zona con agua y jabón. Aplica una fina capa de pomada antibacteriana, como Neosprin, y cubre la ampolla abierta con una tirita. Sigue lavando y aplicando de nuevo una tirita limpia cada cuatro horas, durante un día o dos.

  7. 7

    Vigila los indicios de infección. Si tu ampolla de sangre no se cura, empeora o se hace más dolorosa, puede que esté infectada. Los síntomas de infección incluyen fiebre, estómago descompuesto, dolor localizado y líneas rojas que se extienden desde la zona afectada. Si tienes alguno de estos síntomas, contacta con tu médico inmediatamente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles