Cómo tratar los problemas de indisciplina en el salón de clases

Escrito por james withers | Traducido por daniel cardona
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo tratar los problemas de indisciplina en el salón de clases
Un instructor nunca debe permitir que los problemas de disciplina dominen un salón de clases. (Jupiterimages/BananaStock/Getty Images)

Un instructor nunca debe permitir que los problemas de disciplina dominen un salón de clases. Mediante la práctica de técnicas positivas de disciplina, los profesores pueden dar a sus estudiantes la oportunidad de recibir el valor total de su educación. Si un maestro es lo suficientemente creativo, la disciplina en el aula se puede integrar perfectamente en la enseñanza.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Mantén la tranquilidad en el centro de la tormenta. Los problemas de disciplina a menudo se producen dentro de un salón de clases si los estudiantes están aburridos o incómodos. Trata de reducir la tensión mediante la creación de un ambiente de aprendizaje relajado. En lugar de elevar problemas de menor importancia fuera de toda proporción, libera el potencial de los estudiantes mediante la búsqueda de oportunidades para desarrollar una buena relación. Como explica el autor, Ronald L. Partin, "Invertirás tiempo construyendo una relación de respeto mutuo, o tendrás más adelante en una lucha de poder en el salón de clases".

  2. 2

    Practica la coherencia en la administración de disciplina en el aula. Los profesores siempre deben asociar las acciones con sus consecuencias apropiadas. Discute los comportamientos deseables y no deseables con los estudiantes desde el principio del año escolar, y discute las consecuencias que sean apropiadas a las dos categorías de comportamiento. Haz cumplir estas consecuencias tan consistentemente como sea posible, poniéndolas rara vez en peligro, con el fin de demostrar el valor que se asigna a las conductas deseables.

  3. 3

    Reconoce la importancia del espacio. Muchos de los problemas de disciplina se pueden aliviar fácilmente si un profesor es consciente del valor de la proximidad a la hora de interactuar con sus estudiantes. Si el comportamiento del estudiante es difícil de manejar desde la distancia, trata de estar más cerca de ellos. Por esta misma razón, organiza los escritorios dentro de un aula para que los estudiantes estén menos dispuestos a plantear los problemas de disciplina. Los asientos de los que se involucran en conductas problemáticas deben estar muy distantes, y debes proporcionar un espacio adecuado entre las mesas para que puedas maniobrar alrededor del salón con facilidad.

  4. 4

    Imparte justicia de la forma más justa posible. Esto significa aplicar los principios de perdón cuando sea apropiado. Evita encasillar a los estudiantes en los estereotipos restrictivos, como el "payaso de la clase", el "provocador" o el "palo de golf". Por el contrario, reconoce el potencial oculto que se encuentra en el corazón de cada estudiante. Del mismo modo, cuando reconozcas a los máximos triunfadores, evita señalar a los individuos con la alabanza excesiva. En su lugar, utiliza las técnicas de disciplina positiva para alabar a los miembros de los grupos que superan las expectativas.

  5. 5

    Anima a otros a participar, incluyendo a los propios estudiantes. No importa el enfoque, el objetivo de un sistema de disciplina debe ser "hacer que finalmente el estudiante admita y resuelva el problema que acaba de crear para sí mismo", según los expertos en educación Linda Geddes Clarry Barber y Betsy. Sin embargo, si estás en un callejón sin salida con tus estudiantes, con humildad invita a un colega para que suministre ideas sobre cómo abordar la situación.

Consejos y advertencias

  • Aprovecha el poder de presión de los compañeros. Los estudiantes que buscan obtener recompensas suelen ser molestos con sus compañeros de clase sin motivación. Permite que tus estudiantes se mantengan mutuamente a raya, siempre y cuando no sean groseros al intentar hacerlo.
  • La disciplina no debe ser confundida con el castigo. Un instructor no tiene que ser inflexible cuando se trata de problemas de disciplina. De hecho, la disciplina positiva puede generar beneficios para los estudiantes y los profesores por igual.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles