Cómo tratar las quemaduras de sol en los niños

Escrito por ehow contributor | Traducido por maria eugenia gonzalez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo tratar las quemaduras de sol en los niños
Trata las quemaduras de sol de los niños.

Una quemadura de sol no es agradable, especialmente cuando eres un niño. Muchos de nosotros tomamos medidas para prevenir las quemaduras de sol, pero no siempre es posible evitarlas por completo, en cuyo caso necesitarás saber cómo tratar estas quemaduras en los niños. Lee y aprende cómo hacerlo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Analgésico (opcional)
  • Agua tibia y paños
  • Loción hidratante

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Pasos a seguir

  1. 1

    Saca a tu niño del sol al primer signo de sobre exposición. Cubre su piel con ropas de algodón sueltas si no puedes encontrar sombra, o cuando debe volver al sol.

  2. 2

    Dale un baño frío a tu niño para aliviar el dolor y quitar algo de calor de la piel. Aunque una ducha es la solución más práctica, el agua que cae puede ser dolorosa en la piel lastimada y delgada de la quemadura. Sumergirlo en un baño frío con avena coloidal o bicarbonato de sodio agregados, puede resultar muy calmante.

  3. 3

    Aplica paños mojados o envuelve al niño en una toalla, sábana o camiseta mojadas si no tienes acceso a una bañera. Cuando estás en la playa es difícil encontrar una, pero hay agua y toallas en abundancia.

  4. 4

    Mantén a los niños hidratados. Una quemadura es a menudo acompañada por náuseas y dolor de cabeza, que son causados por la naturaleza deshidratante de una quemadura. Asegúrate de que los niños están tomando suficiente líquido o consiéntelos comprándoles paletas heladas para reemplazar los líquidos. Un lugar fresco y tranquilo para descansar también puede ayudar a aliviar los dolores de cabeza y los mareos.

  5. 5

    Pon loción de calamina o polvo de talco en la zona afectada, para ayudar a absorber el calor.

  6. 6

    Usa una loción o un hidratante que contenga aloe vera luego de que la quemadura se haya enfriado un poco. La loción no solo suaviza la piel quemada, sino que el aloe es un producto natural cicatrizante que reduce la hinchazón y el dolor. Para quemaduras muy dolorosas, compra una loción que contenga también un tópico anestésico.

  7. 7

    Dale al niño un analgésico pediátrico de venta libre, en la dosis indicada en el envase, para ayudarlo a aliviar el dolor fuerte.

  8. 8

    Cubre las ampollas pequeñas sólo en los lugares que puedan ser comprimidas o rozadas por la ropa. Usa un vendaje suelto de gasa pero no apliques pomadas o cremas debajo.

  9. 9

    En la próxima visita que hagas al pediatra, infórmale de la quemadura. Incluso si no fue lo suficientemente grave para ser tratada, es importante que el médico tenga un registro de las exposiciones al sol lo suficientemente importantes como para causar daño celular. Esto le dará al pediatra un aviso para mantenerse atento ante cualquier lesión nueva o poco común de la piel.

Consejos y advertencias

  • Consulta a un médico si la quemadura es de color rojo oscuro o las ampollas son más grandes que una moneda pequeña. Esto puede indicar una quemadura de segundo grado, que necesita más atención de la que se puede proporcionar en casa. Asimismo, busca ayuda médica si el niño está aturdido o desorientado, ya que puede haber sufrido una insolación además de una quemadura grave.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles