Cómo tratar el trastorno oposicional desafiante

Escrito por rose kivi | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo tratar el trastorno oposicional desafiante
(Public Domain Clipart Courtesy of pdclipart.org)

El trastorno oposicional desafiante (TOD) es un desorden de conducta en niños y adolescentes. La causa exacta es desconocida. De acuerdo con la Academia Estadounidense de Psiquiatría del Niño y del Adolescente (AACAP), pueden influir tanto factores biológicos como ambientales. El TOD se caracteriza por un desafío extremo hacia la autoridad. Los síntomas incluyen ira, conducta argumentativa, desafío y desobediencia, enojarse con facilidad, arrebatos de cólera, ubicación injustificada de la culpa en otros, y conducta vengativa. Aún cuando es normal en los jóvenes evidenciar, a veces, este tipo de conductas, las demostraciones excesivas que afecten en forma consistente tanto la vida hogareña como la escolar no son normales. Algunos desórdenes del temperamento y desequilibrios químicos comparten los mismos síntomas conductuales que el TOD. Debido a esto, únicamente un profesional médico con licencia, habilitado para llevar a cabo exámenes de diagnóstico y una evaluación psiquiátrica, debería realizar el diagnóstico. Los médicos tratan el TOD con psicoterapia, terapia cognitivo-conductual y terapia familiar. Un aspecto de esta última es enseñar a los padres cómo tratar con su niño desafiante. Los padres pueden ayudar al niño a aprender control conductual, mediante el establecimiento de límites y utilizando técnicas parentales positivas y serenas.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Realiza una lista con las normas familiares y sus consecuencias. Repasa la lista con tu niño y responde cualquier pregunta que pueda surgir. Elige consecuencias para el quebrantamiento de reglas que tengan sentido y que no sean demasiado severas, de modo tal que puedas aplicarlas cuando surja la necesidad.

  2. 2

    Elige tus batallas. Un niño TOD tiene dificultad para seguir las reglas. Tú estás intentando ganar la guerra, no cada batalla individual. Enfócate en reforzar las reglas más importantes, y deja de lado las de menor cuantía, cuando sea necesario, para prevenir un conflicto mayor.

  3. 3

    Utiliza el afianzamiento positivo con tu niño. La regla básica del afianzamiento positivo es ponderar a tu niño por su buena conducta, en lugar de señalar constantemente la negativa.

  4. 4

    Pon en práctica treguas cuando el niño esté encolerizado. Argumentar con un niño TOD desafiante e irracional es, casi siempre, un camino seguro hacia el fracaso. Una tregua se da cuando el niño va a un lugar sereno para apaciguar su conducta colérica. Un lugar habitual para la tregua es la habitación infantil. Los niños TOD necesitan tiempo para aprender a controlar sus emociones. Si él se niega a tomar una tregua e insite en discutir, mantén la compostura y resiste la urgencia de continuar la discusión. En lugar de hacerlo, vete y di: "Volveré a discutir la situación cuando te hayas calmado."

  5. 5

    Abstente de castigar al niño hasta que te hayas calmado. Perder la compostura y discutir tendrá como único resultado activar la ira de tu niño TOD. Cuando te sientas enojado, vete y recobra la compostura antes de hablar con el niño e imponerle castigos.

  6. 6

    Promueve conversaciones familiares habituales para discutir temas conductuales. El momento de las conversaciones familiares debería ser un foro abierto de discusión, donde no exista el temor al castigo por expresar opiniones o sentimientos. Las discusiones familiares permiten a la familia promover el entendimiento entre todos. Estos momentos solamente dan resultado cuando la familia no está en medio de un conflicto. Son óptimas cuando todos están de buen humor.

  7. 7

    Apoya a tu cónyuge cuando trata con tu niño TOD. Discutan técnicas parentales cuando el niño no se encuentre presente, y lleguen a un acuerdo acerca de los métodos para enfrentar la conducta desafiante. Discutir frente al niño provoca confusión, y aleja el foco de su conducta desafiante, evitando encontrar una solución al problema.

  8. 8

    Informa a los maestros y consejeros escolares acerca de la conducta del niño. Discutan cómo manejar los problemas que surjan en el ámbito escolar. Mantén el contacto con el personal de la escuela para vigilar la conducta de tu niño, y su desarrollo.

  9. 9

    Recurre a los servicios de un psicólogo o psiquiatra para ayudar a tu niño. La terapia está diseñada para otorgarle las armas que le permitan controlar la conducta indeseada. Asiste a encuentros familiares con el psicólogo para obtener asistencia con los problemas de la dinámica familiar.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles