Hobbies

Los tres ciclos del ecosistema

Escrito por paul king | Traducido por rafael ernesto díaz
Los tres ciclos del ecosistema

Los tres ciclos de los ecosistemas son los del agua, el carbono y el nitrógeno.

Thomas Northcut/Photodisc/Getty Images

Los tres ciclos principales de un ecosistema son el ciclo del agua, del carbono y del nitrógeno. Estos tres ciclos, que trabajan en equilibrio, son responsables de llevar los materiales de desecho y de restaurar los ecosistemas con los nutrientes necesarios para mantener la vida. Si alguno de estos tres ciclos saliera de su balance, los efectos sobre el ecosistema podrían ser catastróficos.

Otras personas están leyendo

Ciclo del agua

Thomas Northcut/Photodisc/Getty Images

El ciclo del agua comienza con la precipitación. El agua de lagos, ríos y océanos se evapora en la atmósfera. Estos vapores de agua se reúnen, bajo las condiciones adecuadas, para formar las nubes. Con el tiempo, estos vapores se condensan y se convierten en lluvia u otra forma de precipitación, que cae a la superficie de la tierra. A continuación, algo de la precipitación fluye en la tierra y se convierte en parte de la capa freática del ecosistema. El resto fluye hacia los arroyos y ríos y, finalmente, vuelve a los lagos y océanos de donde había salido. A lo largo de este viaje, las formas de vida en el ecosistema utilizan el agua para sostener la vida.

Ciclo del carbono: la respiración

Thomas Northcut/Photodisc/Getty Images

El ciclo del carbono se puede dividir en dos subciclos más pequeños: la respiración y la fotosíntesis. Estos subciclos son dependientes uno del otro. En el ciclo de la respiración, la fauna o la vida animal que habita la biosfera, consume hidratos de carbono (en la forma de vida de las plantas) y oxígeno y emana dióxido de carbono, agua y energía. Los animales utilizan la energía producida para impulsar su biología.

Ciclo del Carbono: la fotosíntesis

Thomas Northcut/Photodisc/Getty Images

La flora, la vida vegetal del ecosistema, realiza la fotosíntesis. Las plantas absorben la energía del sol, el dióxido de carbono y el agua y producen carbohidratos y oxígeno. Estos hidratos de carbono y el oxígeno son rápidamente utilizados por la fauna presente en el ecosistema. Además de ser consumido por la vida animal, algunos de estos hidratos de carbono vuelven a la tierra cuando la flora muere. Allí, se descomponen y el carbono regresa al ecosistema en forma de dióxido de carbono. Si no es consumido por los animales, el carbono de las plantas en descomposición con el tiempo se convertirá en combustibles fósiles.

Ciclo del nitrógeno

Thomas Northcut/Photodisc/Getty Images

La mayor parte del nitrógeno que se encuentra en los ecosistemas existe como gas nitrógeno. Casi el 78% de la atmósfera terrestre está compuesta de nitrógeno. En la atmósfera es muy estable y no se combina fácilmente con otros elementos. El relámpago tiene la energía suficiente para convertir el nitrógeno en nitratos, una forma de nitrógeno utilizable por la vida de las plantas. La segunda forma en que el nitrógeno se convierte en nitratos es mediante las bacterias fijadoras de nitrógeno. Estas bacterias utilizan enzimas especiales para convertir el nitrógeno en nitratos. Las plantas usan estos nitratos para formar aminoácidos. Los animales comen las plantas para que los aminoácidos les ayuden a desarrollar el tejido muscular. Cuando las plantas y los animales mueren, las bacterias desnitrificantes convierten los nitratos de nuevo en la forma gaseosa de nitrógeno, que es liberado a la atmósfera.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media