Trucos de cartas fáciles de dominar

Escrito por neil murrell | Traducido por paulina illanes amenábar
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Trucos de cartas fáciles de dominar
La magia de naipes es fácil de aprender, pero puede tardar años en ser dominada. (John Rowley/Photodisc/Getty Images)

La magia de naipes es un pasatiempo adecuado tanto para niños como para adultos. Los trucos de cartas se pueden realizar casi en cualquier parte, porque el equipo es muy fácil de llevar. Los trucos de cartas más impresionantes requieren prestidigitación compleja y distracción, así como confianza en las habilidades de espectáculo. Sin embargo, hay un gran número de trucos de cartas simples que son adecuados para principiantes, mientras que todavía crean un poderoso impacto.

Otras personas están leyendo

Cartas psíquicas, el efecto

Esparce una baraja de cartas boca abajo sobre la mesa y pide dos voluntarios. Pide al primer voluntario tocar el naipe que cree que es el as de corazones. Toma la carta elegida por el voluntario y anuncia que el voluntario ha adivinado correctamente. Luego pide al segundo voluntario tocar un naipe diferente, como el siete de diamantes. Levanta la carta tocada por el segundo voluntariado y confirma que él también ha adivinado correctamente. Anuncia que vas a tratar de encontrar una tercera carta, como el tres de picas. Selecciona una carta. Voltea tu mano para revelar que tu y los voluntarios han adivinado correctamente y que de hecho estás sosteniendo el as de corazones, el siete de diamantes y el tres de picas.

Cartas psíquicas, el secreto

Coloca el as de corazones en la parte superior del mazo antes de comenzar el truco. Esparce las cartas y pide al voluntario A recoger la carta que él piensa que es el as de corazones. El voluntario inevitablemente tomará una tarjeta diferente. Imagínate que ha elegido el siete de diamantes. Felicítale por escoger el as de corazones, a pesar de que no lo tiene. Pide al voluntario B tomar el siete de diamantes.

El voluntario B inevitablemente tomará un naipe diferente, ya que el siete de diamantes está ya en tu mano. Imagínate que ha escogido el tres de picas. Toma el tres de picas y luego felicítalo por escoger el siete de diamantes. Entonces anuncia que encontrarás el tres de tréboles. Por supuesto, ya tienes el tres de tréboles, junto con el siete de diamantes en tu mano. Toma el as de corazones de la parte superior del mazo. Voltea las tres cartas para que los voluntarios puedan verlas. Los voluntarios, sin saber el orden real en que tus cartas han sido recogidas, asumirán que realmente adivinaron correctamente.

La carta embrujada

El efecto de una carta embrujada incluye una carta que se levanta del mazo como si fuera controlada por un fantasma. Es un clásico perenne de la magia con cartas y es muy fácil de realizar. Simplemente extiende las cartas sobre la mesa y pide a un voluntario seleccionar cualquier carta. Pide al voluntario devolver el naipe a la baraja y luego realiza un "pase" para traer la tarjeta a la parte superior del mazo. Sostén el mazo en posición vertical entre el pulgar y el dedo anular, de modo que el público pueda ver la cara de la carta inferior. Esto dejará tu dedo índice y medio libres para empujar lentamente hacia arriba la primera carta. El efecto será como si un fantasma estuviera tirando de la carta del medio del mazo.

El pase

Para realizar un pase, pide a tu espectador seleccionar cualquier carta. Sujeta el mazo con la mano izquierda. Corta las tarjetas aproximadamente en el punto medio. Pídele al espectador poner su naipe allí. Suelta las cartas restantes en la parte superior, pero crea una abertura en el mazo colocando la punta de tu dedo meñique izquierdo en la esquina trasera de la carta del espectador.

Suelta las cartas debajo de la abertura en la palma de tu mano y luego córtalas a la parte de arriba del mazo. La carta del espectador estará ahora arriba de la baraja.

Es importante que este movimiento se lleve a cabo lo más suavemente posible. Practica el movimiento en casa hasta que puedas realizarlo de forma rápida y fluida sin mirar el mazo. Los espectadores no se darán cuenta de un pase rápido y seguro si distraes su atención con charloteo.

La mano de póquer perfecta

La mano de póquer perfecta es un truco sencillo en el que el mago se reparte a sí mismo una perfecta escala real. Las probabilidades de que tal mano sea repartida espontáneamente de un mazo barajado son extremadamente escasas. Antes del truco, saca el 10, Jota, Reina, Rey y As de la misma pinta de la baraja. Coloca el as en la parte superior del mazo, el rey cuarto desde la parte superior, la reina octava desde la parte de arriba, la jota duodécima desde la parte superior y el 10 decimosexto desde la parte superior.

Reúne tres voluntarios y pídeles que se turnen para cortar la baraja. Diles que pueden hacerlo con la frecuencia que deseen. La razón por la cual les pides que corten la baraja es que le da la apariencia de haber mezclado las cartas sin tener que cambiar el orden demasiado.

Una vez que han cortado la baraja cuatro o cinco veces, extiende las cartas en frente de ellos. Explica que estás haciendo esto para que puedan ver que las cartas están mezcladas. Mientras que están examinando las cartas, localiza el as y comprueba cada cuarta carta subsiguiente para ver si siguen la secuencia. Si no lo hacen, significa que las cartas restantes estarán en la parte superior del mazo, separadas por tres otros naipes. Corta todas las cartas desde el as hasta la parte superior del mazo y luego comienza a repartir. Reparte tu primera carta y detente una vez que todos los jugadores tengan cinco cartas cada uno. Da la vuelta cada mano, comentando acerca de si crees o no que tiene una oportunidad de ganar y luego voltea tu propia mano para revelar la escala real.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles