Cómo hacer trucos con el humo del cigarrillo

Escrito por ashley schaeffer | Traducido por pilar celano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer trucos con el humo del cigarrillo
Humo.

Si bien los trucos con el humo del cigarrillo no son la actividad más saludable que puedes realizar, no se puede negar que son bastante impresionantes. Hay algún elemento agradable en términos estéticos sobre la manera en que se mueve el humo, y poder manipularlo con tu boca es una habilidad difícil de dominar. A continuación aprenderás cómo.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Cigarrillos
  • Un encendedor
  • Un espejo (para practicar)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Haz círculos de humo. Para hacer esto (así como la mayoría de los trucos) no debes aspirar el humo hacia los pulmones, sino dejarlo en la boca. El motivo de esto es que necesitas retener el humo durante mucho más tiempo que si estuvieras simplemente inhalando. Si mantienes el humo en los pulmones para estos trucos, te hará toser, y eso no queda muy bien. Utiliza los músculos de las mejillas para aspirar una bocanada de humo; luego forma una "O" con los labios, asegurándote de que tus mejillas estén ensanchadas y tirantes. Realiza movimientos rápidos y precisos con la boca para contraerla un poco, y repite este movimiento varias veces consecutivas. Deberá salir una corriente de círculos de humo, uno tras otro.

  2. 2

    Crea otro truco soplando un círculo de humo dentro de otro. Contrae los músculos de la boca para liberar círculos hasta que descubras cómo hacer algunos más grandes, otros más pequeños, unos más rápidos y otros más lentos. Hacer esto posiblemente requiera bastante práctica hasta que puedas lograrlo. Posiciona la cabeza de manera de dirigir los círculos en un ángulo hacia abajo. Forma una "O" lenta de tamaño mediano. Se desviará hacia arriba y se expandirá un poco a medida que suba. Justo antes de que alcance la misma altura que tu boca, forma otra más pequeña y rápida. Continúa practicando con diferentes tamaños y velocidades hasta lograr el resultado deseado.

  3. 3

    Aprende la inhalación francesa, posiblemente el truco de humo más sensual. Este truco consiste en aspirar humo con la boca y dejar que salga de la boca mientras lo inhalas por la nariz y lo exhalas nuevamente por la boca. Para comenzar, exhala por completo, de manera que tengas poco aire en los pulmones. Luego, llena tu boca con la mayor cantidad de humo que puedas. No soples el humo, sino simplemente abre la boca y permite que se escape solo hacia arriba. Puede ayudar que bajes la mandíbula y el labio inferior un poco hacia delante. Una vez que el humo esté saliendo hacia arriba, inhala con fuerza por la nariz. De esta manera, el humo entrará por tu nariz, hacia los pulmones y de vuelta a la boca. Finalmente, exhala por la boca.

  4. 4

    Para que la inhalación francesa sea aún más sorprendente, sopla una "O" grande por la boca en lugar de solo exhalar. La razón por la cual es sabio formar solo un círculo grande en lugar de varios pequeños es que la tendencia es perder gran parte del humo original durante el proceso del truco. Esto te dejará con bastante menos humo para trabajar, y con menos capacidad pulmonar.

  5. 5

    Da una pitada, permitiendo que un poco de humo se escape a través de tus labios y luego aspirándolo rápidamente de nuevo por la boca. Este truco no es tan sencillo como parece. Llena tu boca con un poco menos de humo del que necesitabas para los otros trucos; luego, forma una abertura pequeña con los labios para que el humo se escape. Una vez que veas una voluta delgada de humo volando frente a ti, utiliza la misma abertura de los labios para aspirarla suavemente. No inhales con fuerza, dado que es posible que te ahogues con tanto humo (de esta manera, ingresa mucho más rápido a los pulmones que si estuvieras fumando un cigarrillo). Puede ayudar que te inclines hacia delante o que sigas la voluta con la cabeza a medida que la vuelves a aspirar.

Consejos y advertencias

  • No compres una caja entera de cigarrillos para practicar estos trucos; puedes arruinarte la garganta y enfermarte del estómago. No se trata de trucos que la gente suele aprender de la noche a la mañana, por lo que debes tener paciencia y darte tiempo para dominarlos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles