DESCUBRIR
×

Trucos para lograr la hamburguesa perfecta

rez-art/iStock/Getty Images

Introducción

Son fáciles de preparar y combinan con las más variadas guarniciones. Se sirven tanto en las cenas y almuerzos cotidianos como en cumpleaños y otras fechas especiales donde la mesa está muy concurrida. Además, si las haces en casa son económicas y mucho más saludables que las compradas, dado que contienen carne picada desgrasada. Las hamburguesas son un plato adorado por grandes y chicos. A continuación, algunos tips para que te queden perfectas, aunque las prepares en sándwich o al plato.

oah1611/iStock/Getty Images

Usar carne magra

Mientras más desgrasada sea la carne, mejor será la calidad de tus hamburguesas. Evitarás que se achiquen al cocinarlas y que quede una desagradable estela de grasitud al servirlas. La carne es el ingrediente principal de esta comida. Puede ser de cerdo, de pollo o de ternera, lo esencial es que sea magra. Por eso, lo mejor es pedirle al carnicero que la muela pero elegir tu mismo el corte que te apetezca, en lugar de comprar la mezcla ya lista que suelen vender en los negocios.

S847/iStock/Getty Images

Usar condimentos

Además de la carne, otro componente fundamental de la hamburguesa es el condimento que utilizas al armarla. No pueden faltar la cebolla picada, hierbas aromáticas como el romero, el orégano o la salvia, ajo y sal a gusto. Algunas personas agregan también zanahoria rallada, de modo que la verdura le aporte jugo a la carne. La elección del condimento dependerá también de si estamos utilizando carne roja o carne blanca y de ver cuál combina mejor.

Elena Elisseeva/iStock/Getty Images

Lograr un buen armado

Si las haces en casa, una buena técnica para evitar que el medallón se desarme es la de la albóndiga. Esta consiste en mezclar la carne con el huevo y pan rallado y luego darle la forma deseada. En este paso es importante que puedas darle a todas el mismo tamaño y un grosor adecuado para una buena cocción. Algo a tener en cuenta es que si te lavas las manos en el proceso, debes secarlas bien, ya que si la mezcla se contamina con agua perderá su textura crujiente. Si sigues este procedimiento, tienes pocas posibilidades de que el medallón se deshaga al ponerlo en la plancha y darlo vuelta o al ubicarlo en la asadera del horno.

Elena Elisseeva/iStock/Getty Images

Dejar reposar

Una vez que tus medallones tengan la forma deseada, lo mejor es dejarlos reposar en la heladera durante algunas horas cubiertos por un film. De ese modo lograrás que el sabor de los condimentos se potencien y la carne quede más sabrosa.

Izaphoto/iStock/Getty Images

La cocción correcta

Al ubicar la hamburguesa en la plancha o asadera, debes asegurarte de que se cocine de forma pareja en el interior y en el exterior. Primero debes rociar la parrilla con aceite o rocío vegetal, lo cual impedirá que se peguen a la superficie. Lo ideal es lograr una capa oscura y crocante en la parte exterior de la hamburguesa. Por otro lado, te conviene que se vea jugosa al pincharla. Este punto dependerá mucho de la carne, ya que hay algunas más secas que otras, aunque no tengan grasa.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

El mejor pan

Si es un almuerzo con varias personas o un cumpleaños o festejo donde no quieres poner demasiados platos ni cubiertos, lo mejor es optar por la hamburguesa en sándwich. Hay que pensar entonces en el pan que vas a utilizar. No es lo mismo el lactal que el de panadería, o el hecho especialmente para hamburguesas, que tiene un sabor dulzón y suele estar cubierto de semillas de sésamo. Lo ideal es que el pan tenga consistencia para que no se rompa al rellenarlo con la hamburguesa y absorber su jugo. A la vez, debería ser suave al tacto, y no demasiado dulce, para que su sabor no compita con el de la carne. Si lo tuestas de ambos lados le darás un toque especial.

Design Pics/Tomas del Amo/Design Pics/Getty Images

Elegir el queso

El cheddar no es el único tipo de queso que se lleva bien con los medallones de carne. Puedes elegir otros más desgrasados, como el tipo port salut, frecuentemente usado en tartas, o uno más sofisticado, como el queso brie. Todo depende del toque que quieras darle. Algo importante: el queso se coloca al dar vuelta la hamburguesa, y lo mejor es dejarlo hasta que se gratine y esté dorado.

Shaiith/iStock/Getty Images

Con qué acompañar

Los clásicos componentes de la hamburguesa en sándwich son el tomate, la lechuga, la cebolla y el huevo, ya que aportan un buen sabor a la carne y no le anulan el propio. Sin embargo, hay otras alternativas, como la rúcula, el berro, el tomate seco, el morrón y la cebolla caramelizada. Con un poco de imaginación y mínimo esfuerzo lograrás que tu hamburguesa no sea siempre la misma.

olgakr/iStock/Getty Images

Cómo aderezar

Mayonesa, mostaza y ketchup están siempre presentes cuando se trata de hamburguesas. Sin embargo, no olvides que existen otras opciones para paladares más amplios, como la salsa golf, la salsa tártara, los champignones salteados, el queso crema y la salsa criolla, que contiene cebollas, morrón y aceite.

Eising/Photodisc/Getty Images

Hamburguesas al plato

Otra buena manera de comer el medallón de carne es sin pan. En este caso, lo ideal es pensar en una buena guarnición. Las papas fritas están a la orden del día. Sin embargo, otra posibilidad es una ensalada de hojas verdes con lechuga verde, morada, espinaca y rúcula. También es posible incorporar otros acompañamientos con vegetales, como los aros de cebollas, puré de batatas o de calabaza o las papas al pimentón. Las hamburguesas tienen infinitas buenas combinaciones; es cuestión de elegir la que mejor se adapte al gusto del comensal.