Tumores de la glándula sebácea en perros

Escrito por tracy hodge | Traducido por daniela fedorov
Tumores de la glándula sebácea en perros
Un tumor de la glándula sebácea se puede ver como una verruga. (dog golden retriever image by jeancliclac from Fotolia.com)

Las verrugas pueden aparecer en perros de todas las edades, pero son más comunes en los perros viejos. Estas verrugas pueden ser tumores de las glándulas sebáceas, que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Aproximadamente el 98% de los tumores de las glándulas sebáceas son benignos, pero necesitan quitarse, según Marvistavet.com.

Identificación

Un tumor de la glándula sebácea es un crecimiento parecido a una verruga viral. Este tumor puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, a diferencia de las verrugas virales que por lo general aparecen en la cara de los perros jóvenes. Estos tumores pueden aparecer en grandes cantidades y son más comunes en los perros viejos. Tanto los machos como las hembras pueden desarrollar estos tipos de tumores.

Tipos

Aproximadamente el 50 por ciento de los crecimientos sebáceos en los perros no se consideran tumores, pero sí como áreas de crecimiento excesivo de las células sebáceas, de acuerdo con Marvistavet.com. Esto se conoce como hiperplasia sebácea nodular y son lesiones redondas que se ven como coliflor y pueden sangrar. La hiperplasia sebácea nodular es común en perros beagle, cocker spaniels, caniches, dachshunds y schnauzer miniatura. Aproximadamente el 37 por ciento de los crecimientos sebáceos son considerados epiteliomas sebáceos, que se parecen mucho a los crecimientos de hiperplasia sebácea nodular. Esta lesión es más frecuente en los perros de raza grande, son de color negro y por lo general aparecen en la cabeza y los párpados del perro. El adenoma sebáceo es una lesión que muy parecida a la hiperplasia sebácea nodular y de hecho puede originarse de estas áreas. Aproximadamente el 2 por ciento de los tumores de las glándulas sebáceas son carcinomas sebáceos, que son malignos. Este tipo de tumor se observa con mayor frecuencia en los cocker spaniel y son localmente invasivos, pero por lo general, no se diseminan a otras áreas del cuerpo .

Tratamiento

El tratamiento para los tumores de carcinoma de las glándulas sebáceas es la extirpación del tumor. Esto generalmente se logra fácilmente con un anestésico local, que se recomienda en perros viejos para evitar el riesgo de complicaciones con la anestesia. Los tumores de las glándulas sebáceas que no son malignos pueden no removerse, a menos de que causen alguna molestia en el perro.

Factores de riesgo

Estos tumores pueden presentarse y no causar ninguna molestia en el perro. Sin embargo, los que causan síntomas puede ser necesario extirparlos. Estos síntomas pueden incluir tumores que sangran, que dan comezón y los que se encuentran en un lugar molesto.

Consideraciones

Mientras que la mayor parte de los tumores de las glándulas sebáceas no requieren tratamiento, el veterinario puede ordenar una biopsia de un tumor para estar seguro de que no es maligno. Hay dos maneras de hacerlo. En primer lugar, el veterinario puede tomar una biopsia de células del tumor que se ha extirpado, y examinarlas bajo un microscopio, según Petplace.com. Otra manera es que el veterinario realice una aspiración con aguja, colocando una aguja fina en el tumor y extrayendo una muestra de células para una evaluación microscópica.

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles