Cómo hacer tus propias sandalias de cuero

Escrito por tom king | Traducido por bruno baldo
Cómo hacer tus propias sandalias de cuero

Deberás hacer hendiduras en las correas para asegurarlas a la suela.

Las sandalias son un tipo de calzado de fabricación especialmente simple. Se trata de una suela a la cual se asegura el pie mediante correas. He aquí un modelo muy popular en Norteamérica durante siglos. ¡Es fácil de hacer y no necesitarás usar calcetines!

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Trozo de cuero rígido para las suelas
  • Cuchillo grande y afilado para cortar las suelas, hacer incisiones y recortar las correas
  • Material para correas de 3/4 de pulgada (1,9 cm.)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Sandalia simple de fabricación casera

  1. 1

    Traza la forma de tu pie sobre el cuero para la suela. Haz el modelo 3/8 de pulgada (0,95 cm.) más grande que los bordes del pie. Con un cuchillo muy afilado, corta cuidadosamente las suelas. Una vez hecho esto, efectúa cuatro incisiones en cada suela. Hazlas apenas más grandes que el ancho de las correas, en los lugares indicados. Las dos incisiones de la parte delantera deben estar a la altura de la base de tus dedos. Las incisiones de la parte trasera deben ubicarse de 2 a 3 pulgadas (5 a 7,6 cm.) por delante del talón.

  2. 2

    Comienza a fijar la correa a la suela derecha. Haz una hendidura en la punta de una correa larga de cuero, paralela al lado largo de la correa. Haz pasar esta punta por la incisión a la derecha del talón, haciéndola entrar por la parte inferior de la suela, de modo tal que la punta con la hendidura quede a la vista en la parte superior de la suela. Toma el otro extremo de la correa por la parte externa de la suela y hazlo pasar a través de la hendidura para ajustarla a la suela.

  3. 3

    Cruza la correa en diagonal y hazla atravesar la incisión izquierda de la parte delantera, como se indica. Usando tu pie como guía, asegúrate de que la sandalia quede ajustada de forma tal que la correa se apoye en el pie por delante del tobillo y asegure al pie a la suela. Haz otra hendidura vertical en la correa, justo antes del lugar donde ingresa por la incisión delantera izquierda de la suela.

  4. 4

    Pasa la correa por fuera de la suela y hazla pasar por la hendidura en la correa sobre la incisión delantera izquierda de la suela. Atraviesa la correa por sobre los dedos y a través de la incisión delantera derecha de la suela, usando tu pie como guía. Asegúrate de tirar de la correa lo suficientemente fuerte como para asegurar bien el pie y marca la altura a la cual atraviesa la suela por la incisión frontal derecha. Haz otra hendidura justo sobre ese punto.

  5. 5

    Pasa la correa otra vez por fuera de la suela y hazla atravesar la hendidura que está encima de la incisión frontal derecha. Lleva la punta suelta de la correa a través de la suela para completar el cruce y pásala a través de la incisión trasera izquierda. Usa tu pie para ajustarla de forma tal que haga la misma presión que el lado opuesto de la "X" formada. Marca el punto donde atraviesa la incisión y haz otra hendidura vertical justo por encima de ese punto. Una vez más, pasa la correa por fuera de la suela y hazla atravesar la última hendidura realizada. Deja la punta suelta; la atarás luego a la correa que soporta al talón.

  6. 6

    Prueba la sandalia insertando el pie de forma tal que la correa de los dedos lo cruce a la altura de la base de los dedos y la "X" cruce la parte superior del pie por delante del tobillo.

  7. 7

    Para atar la correa del talón, colócala entre el pie y el punto de anclaje trasero derecho. Tira de la correa ajustando el talón y dóblala pasándola por el punto de anclaje como se muestra abajo. La sandalia debería estar ajustada al pie. Repite el mismo modelo de enlace con la correa en la suela izquierda, pero haz el primer anclaje en la incisión trasera izquierda y sigue el recorrido opuesto al trazado en la suela derecha; ambas correas del talón se atarán por la parte externa del pie.

Consejos y advertencias

  • Asegúrate de que tu cuchillo esté bien afilado. Cuando hagas las hendiduras en las correas de cuero, asegúrate de que sus extremos queden cuadrados para evitar que la hendidura continúe agrandándose y arruine la correa.
  • Deja tanto cuero en cada lado de las hendiduras como sea posible para ganar robustez.
  • Corta la punta suelta de la correa en ángulo para poder pasarla fácilmente a través del punto de anclaje cuando ates la correa del talón.
  • Un cuchillo afilado es menos peligroso que uno desafilado.
  • Trabaja lentamente y sobre un panel de corte cuando cortes el cuero.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media