Cómo utilizar una bolsa de agua caliente

Escrito por mara shannon | Traducido por jose fortunato
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo utilizar una bolsa de agua caliente
Las bolsas de agua caliente son más seguras que las almohadillas eléctricas. (BananaStock/BananaStock/Getty Images)

Las bolsas de agua caliente, también llamadas botellas de agua caliente, son bolsas de goma llenas de agua caliente y se utilizan para la terapia de calor. Usa bolsas de agua caliente para controlar los dolores, tales como el dolor de cabeza o artritis, o para mantenerte caliente en una noche fría. Las bolsas de agua caliente son más seguras que las almohadillas térmicas eléctricas, que pueden provocar incendios o provocar descargas eléctricas. A diferencia de las almohadillas térmicas eléctricas, que permanecen a una temperatura constante, las bolsas de agua caliente pierden calor de forma gradual. Aún así, pueden causar lesiones si no se utilizan con cuidado.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una bolsa de agua caliente
  • Agua caliente corriente
  • Una toalla
  • Un termómetro

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Llena la bolsa de agua caliente con agua caliente de la canilla. Comprueba la temperatura del agua, debería estar entre 104 y 113 grados fahrenheit (40 y 45 grados celsius).

  2. 2

    Aprieta gentilmente la bolsa de agua caliente para remover el aire que pueda tener adentro, pon la tapa o tapón. Asegúrate que la bolsa está bien cerrada para evitar que pierda agua.

  3. 3

    Envuele la bolsa de agua caliente con una toalla para evitar el contacto directo del calor con la piel.

  4. 4

    Coloca la bolsa de agua caliente en la zona afectada. Si es demasiado doloroso (está demasiado caliente), envuelve la bolsa con otra toalla para hacer disminuir la temperatura o pon la bolsa de agua caliente directamente encima o por debajo de la zona afectada.

  5. 5

    Aplica calor en la zona afectada por 20 o 30 minutos. Si la bolsa de agua caliente se enfría demasiado, vuelve a cargarla con agua caliente y revisa la temperatura de nuevo.

Consejos y advertencias

  • Algunos dolores, como la artritis, pueden beneficiarse de la alternancia de tratamientos de frío y calor. Al aplicar frío en la zona afectada, envuelve la bolsa de hielo o hielo en una toalla y evita el contacto directo con la piel, al igual que con la bolsa de agua caliente.
  • Para evitar fugas, comprueba las costuras de la bolsa de agua caliente, sin que se desparrame y asegúrate de que la tapa o el tapón está bien conectado.
  • Nunca uses agua hirviendo en una bolsa de agua caliente. El agua debe estar tibia a caliente, pero aún lo suficientemente fría para que sea soportable al tacto.
  • Nunca te acuestes en una bolsa de agua caliente. La presión puede hacer que la bolsa reviente o pierda agua y provocar quemaduras.
  • Si tienes diabetes o cualquier otra afección que causa disminución de la sensibilidad, puedes quemarte accidentalmente. Habla con tu médico antes de usar una bolsa de agua caliente o cualquier otra forma de terapia de calor.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles