Cuándo utilizar compresas de frío y calor

Escrito por kim scott | Traducido por mariana nonino
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cuándo utilizar compresas de frío y calor
El uso de bolsas de agua caliente y fría es el método más simple para usar este tratamiento. (Image by Flickr.com, courtesy of traveling for about a month) (Jeremy Barwick)

El uso del calor y el frío es un tratamiento estándar para una variedad de lesiones. El tipo y la antigüedad de la lesión o condición van a indicar si se debe usar calor o frío. El uso de bolsas de agua caliente y fría es uno de los métodos más simples a la hora de aplicar calor o frío a la zona afectada.

Otras personas están leyendo

Las compresas calientes

De acuerdo con la Fundación para la Artritis, el calor relaja los músculos y mejora la circulación sanguínea. El calor también produce un efecto calmante en el cuerpo, ayudando aún más en el proceso de curación, de acuerdo con Paciente UK.

Cuándo utilizar compresas calientes

La AAFP recomienda almohadillas de calor para el dolor de espalda causado por los espasmos musculares, ya que ayuda a relajar los músculos para aliviar un poco el dolor. Siempre debes limitar los tratamientos a no más de 20 minutos y evitar el calor excesivo.

El calor puede ser aplicado a lesiones que tengan más de 48 horas, pero no se debe utilizar en una nueva lesión, ya que aumentará la hemorragia y empeorará la lesión.

Las compresas tibias, pero no calientes, son recomendadas por la AAFP para aliviar el dolor asociado con dolores de oído. El Centro para la Salud de las Mujeres Jóvenes sugiere usar compresas calientes o almohadillas calientes para aliviar los calambres menstruales dolorosos.

Compresas frías

La Fundación para la Artritis recomienda el frío para los dolores de entumecimiento en las articulaciones y para reducir la inflamación durante los brotes. Las compresas frías también disminuyen la contusión asociada con esguinces, de acuerdo con la AAFP, así como la inflamación. Las compresas frías también ayudan a aliviar el dolor asociado con estas condiciones porque adormece la zona.

Cuándo utilizar compresas frías

NIAMS recomienda la terapia con compresas frías cuatro a ocho veces al día durante los primeros 2 días después de un esguince o distensión muscular, en combinación con descanso, compresas y elevación del músculo o área afectada. Siempre limita los tratamientos de frío a no más de 20 minutos y evita el frío extremo.

Precauciones

La Fundación para la Artritis le advierte a los pacientes no utilizar compresas calientes o frías sobre la piel húmeda, cortes o heridas. También se recomienda colocar una toalla entre la almohadilla y la piel. Si tienes problemas de circulación o una condición similar, no deberías usar compresas frías sin la recomendación de un médico.

Evita temperaturas excesivas. Después de su uso, comprueba si hay algún cambio de coloración en la piel que puede indicar daño de calor o frío. Espera hasta que la piel vuelva a la temperatura normal antes de volver a aplicar. Lo ideal sería que esperes por lo menos 2 horas entre tratamientos. No utilices calor o frío durante más de 20 minutos en cada tratamiento.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles