Cómo utilizar la cuajada y el suero

Escrito por jeffrey brian airman | Traducido por magdalena huerta betanzo
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo utilizar la cuajada y el suero
Los cuajos de quesos frescos sazonados se comen así o se ponen en moldes presionados. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

La cuajada y el suero son dos productos que resultan del proceso del cuajado al hacer queso. Las cuajadas son trozos gruesos cremosos de queso joven. El suero es una substancia líquida que se separa y se cuela de la cuajada. Los cuajos de queso son típicamente sazonados y se sirven frescos, o salados y secos añejos. El suero líquido puede ser consumido con beneficios para la salud, puede ser convertido en quesos secundarios, o añadido a las frutas y vegetales en un proceso de lactofermentación.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Paño de queso (manta de cielo)
  • Molde para queso
  • Prensa o peso
  • Endulzante (opcional)
  • Sal de mar
  • Tarro de un cuarto (0,950 l) con tapa y anillo nuevos
  • Olla de espesor inferior (no-reactivo)
  • Cuchara de madera
  • Termómetro de cocina
  • Colador de malla fina
  • Colador
  • Recipiente grande

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Cuajadas

  1. 1

    Prueba las cuajadas frescas de queso antes de añadirles nada. Las sutilezas de la industria láctea y otros ingredientes que fueron utilizados son más fáciles de identificar en esta etapa. Selecciona las sales, hierbas frescas o secas o especies para complementar el delicioso sabor ya presente en la cuajada. Albahaca, tomillo y orégano todos quedan bien con las cuajadas de queso de alta calidad.

  2. 2

    Rocía los sazonadores seleccionados sobre la cuajada. Mezcla las cuajadas de queso con manos limpias para sazonarlas uniformemente. Prueba la cuajada ya sazonada y ajusta los sazonadores si es necesario.

  3. 3

    Forra un molde de queso con paño de queso doble para que sobresalgan al menos dos pulgadas (5 cm) fuera del molde. Llena el molde con la cuajada de queso sazonada. Dobla el exceso de paño sobre la cuajada y cubre el molde.

  4. 4

    Coloca el molde en la prensa o añade peso a la tapa para forzar a la humedad restante que salga. Remueve la cuajada del molde y el paño. Sumerge la forma de queso en una capa de cera para añejamiento.

    Suero

  1. 1

    Bebe el suero sólo o mezclado en una bebida fría o caliente. Los nutriólogos con frecuencia sugieren consumir suero para adquirir beneficios para la salud derivados de las vitaminas, minerales y bacterias activas. Endulza el suero con miel o azúcar para reducir el sabor amargo.

  2. 2

    Corta frutas o vegetales crudos como manzanas, calabaza amarilla de verano, calabacita italiana en rebanadas de 1/4 de pulgada (0,60 cm) para lacto-fermentación usando el suero. Empaca la fruta o vegetal rebanado en un tarro de boca ancha de un cuarto (o,950 l) dejando una pulgada (2,5 cm) de espacio por debajo del borde. Añade 4 cucharadas de suero y una de sal natural de mar al tarro.

  3. 3

    Derrama agua purificada o destilada en el tarro hasta que no haya burbujas. Usa un palito chino para mover las rebanadas y sacar todo el aire. Empuja todas las rebanadas para abajo para que estén completamente sumergidas en el líquido ácido.

  4. 4

    Sella el tarro con la tapa nueva y el empaque. Coloca el tarro sellado del producto en rebanadas y suero en la alacena por tres días a temperatura ambiente. Come las rebanadas fermentadas al abrir el tarro o refrigéralo por dos meses máximo para frutas y hasta un año para vegetales. El suero ácido convierte los azúcares y almidones en el producto a ácido láctico para consumo seguro por diabéticos y aquellos que evitan los carbohidratos.

  5. 5

    Coloca el suero fresco en una olla de fondo grueso con tapa para comenzar con el segundo proceso de hacer queso. Dejalo a temperatura ambiente por 24 horas. Calienta el suero acidificado a 200°F (93,3°C) a fuego mediano, revolviendo constantemente. Quita la olla del calor y permite que se enfrie a la temperatura ambiente.

  6. 6

    Forra la coladera con paño y descansala en una olla grande. Saca con cuidado la cuajada coagulada de ricotta del suero enfriado con una malla fina. Coloca las cuajadas del colador en la coladera forrada.

  7. 7

    Lleva las cuajadas, colador y olla al refrigerador para drenar por tres horas. Toma las orillas de la tela. Junta las orillas de la tela para formar las cuajadas de ricotta y exprímelas para sacar la humedad restante.

  8. 8

    Dales el sobrante del suero a las mascotas o ganado. Añade el ricotta fresco a cualquier plato dulce o salado que requiera queso cremoso. Guarda el ricotta sin usar en un contenedor sellado en el refrigerador hasta por dos días o congélalo hasta por un mes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles