Cómo utilizar miel para curar heridas

Escrito por ehow contributor | Traducido por florencia denise blanes
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo utilizar miel para curar heridas
Utiliza la miel para curar tus heridas. (Comstock Images/Comstock/Getty Images)

La miel puede curar pequeñas heridas y quemaduras, prevenir la infección de las mismas y en algunos casos reducir la formación de cicatrices. He aquí algunas sugerencias en el uso de la miel para ayudar a curar heridas de la piel.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Limpia la herida. Usa agua y un jabón suave, peróxido de hidrógeno o cualquier tipo de solución de limpieza recomendada por tu médico o farmacéutico que no irrite la zona de la herida. Si la herida tiene una costra, debes lavarla suavemente y no tratar de removerla. Seca la herida con una gasa estéril.

  2. 2

    Aplica la miel, usando aproximadamente una onza (29 ml) por 4 centímetros cuadrados de piel herida. Puede ser más fácil aplicarla en un apósito en lugar de colocarla en la herida, pero no es necesario. La miel puede ser más fluida con un ligero calentamiento. No la calientes directamente. Para calentarla lo suficiente y lograr una consistencia de jarabe, sólo debes agitarla vigorosamente o colocar el recipiente de la miel en agua caliente.

  3. 3

    Usa un bastoncillo de algodón, las puntas de tus dedos limpios u otro instrumento estéril para aplicar la miel directamente en una herida que cubra el área de manera uniforme. La miel también puede ser aplicada en heridas de cavidades. Trata de no tocar la zona de la herida con el instrumento que vayas a utilizar para colocar la miel. Simplemente deja que esta se escurra en la piel y cubra el área .

  4. 4

    Cubre la herida con una gasa limpia o con un vendaje adhesivo para áreas más pequeñas. Si primero vas a agregar la miel a la gasa, empapa el área de la gasa que va a entrar en contacto con la herida.

  5. 5

    Cambia el vendaje al menos una vez al día. La acción antibacteriana de la miel previene la infección de heridas, por lo que los cambios frecuentes de vendaje generalmente no son necesarios, a menos que la herida este "llorando" y la miel se diluya cada vez más. Antes de aplicar un nuevo vendaje, debes bañarte o repetir el proceso de limpieza de la herida.

Consejos y advertencias

  • La miel no se echa a perder ni desarrolla moho. Las bacterias no pueden crecer en la miel, ya que es ligeramente ácida.
  • Para volver líquida la miel cristalizada, mantén el recipiente con la miel en agua tibia o déjalo reposar en una olla con agua hasta que veas que la miel se torna nuevamente líquida.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles