Cómo utilizar una muleta

Escrito por lori newell | Traducido por ehow contributor

Si tienes una lesión en la parte inferior del cuerpo, puede que tengas que utilizar muletas para desplazarte. Si bien es más común el uso de dos muletas para apoyarse, hay momentos en que el médico o fisioterapeuta puede recomendar una sola. Además, si vas a utilizar dos muletas es más seguro usar sólo una al bajar las escaleras. Hay una manera correcta e incorrecta de usar muletas, especialmente cuando se utiliza sólo una. A continuación se presentan algunos consejos comunes.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Antes de utilizar la muleta asegúrate de que está ajustada a la altura correcta. Párate derecho y coloca la muleta bajo tu brazo. La altura de la muleta debe ser establecida de manera que puedes meter dos o tres dedos entre la parte superior de la muleta y tu axila.

  2. 2

    Luego verifica la empuñadura. Deja que tus brazos cuelguen relajados. La empuñadura debe estar a la misma altura que tu muñeca. Esto significa que tu muñeca y el codo deben estar ligeramente doblados al colocar la mano en la empuñadura. Esto te impide bloquear la muñeca o el codo a medida que usas la muleta.

  3. 3

    Soporta tu peso con las manos. No debes tratar de mantener tu peso corporal con las axilas, ya que puedes dañar a los nervios.

  1. 1

    Mantente a salvo subiendo y bajando las escaleras. Si vas a utilizar dos muletas, tendrás que aprender a subir y bajar escaleras con una sola. El uso de dos muletas para las escaleras, especialmente cuando se va hacia abajo, es muy inseguro. Párate cerca de la barandilla de la escalera con el pie afectado en el lado de barandilla y agárrate a ella. Coloca la muleta bajo el brazo del lado afectado.

  2. 2

    Para subir escaleras, deja una muleta en el suelo. Empuja la muleta y la barandilla y levántate a ti mismo hasta el primer escalón, aterrizando en el lado no afectado. A continuación, lleva la muleta al escalón en donde estás parado. Sigue así el resto de las escaleras, utilizando el puño para levantarte y luego llevar la muleta.

  3. 3

    Para bajar las escaleras, coloca la muleta en el escalón de abajo. Mantente a ti mismo en la muleta y la barandilla, y cuidadosamente baja hasta el siguiente paso, aterrizando en el lado no afectado. Continúa así, colocando la muleta primero y luego bajando.

  1. 1

    Levántate de manera segura. Coloca la muleta en la mano del lado afectado y usa la empuñadura. Deslízate todo el camino hasta el final de la silla, ya que hace que sea más fácil de empujar hacia arriba.

  2. 2

    Inclínate hacia adelante desde las caderas y mantén la espalda recta. Coloca tu otra mano sobre el brazo de la silla. Empuja el brazo de la silla, el agarre de la muleta y el pie deben estar en el lado no afectado para llegar.

  3. 3

    Para sentarte, ve hacia atrás con seguridad hasta que puedas sentir el asiento de la silla contra la parte posterior de tus rodillas. Sujeta la empuñadura, con la muleta en el lado afectado. Lleva las nalgas hacia atrás y agárrate al brazo de la silla.

  4. 4

    Usa la empuñadura en la muleta y el brazo de la silla para bajar lentamente hasta el borde de la silla, después deslízate hacia atrás. Evita estrellarte en la silla, ya que esto puede conducir a lesiones en la espalda y otras lesiones.

  5. 5

    Este proceso también se debe utilizar para entrar y salir de la cama.

  1. 1

    Al caminar con una sola muleta, mantén la muleta en el lado opuesto de la pierna afectada. Es común que desees utilizar la muleta en el lado lesionado, sin embargo, esto sólo hace que te inclines y pongas más presión sobre la lesión.

  2. 2

    Al pisar con el lado afectado mueve la muleta mientras pasa. La muleta y el pie deben tocar el suelo al mismo tiempo. A continuación, pisa con la pierna sana.

  3. 3

    Sosteniendo la muleta en el lado opuesto se puede sacar peso de la parte lesionada y mejorar así el apoyo al caminar.

  1. 1

    Si eres nuevo en el uso de una muleta, asegúrate de que tu médico o fisioterapeuta te muestre cómo utilizarla correctamente. Puedes empeorar tu lesión e incluso crear nuevas lesiones con una muleta que se utiliza incorrectamente.

  2. 2

    Ten a alguien cerca cuando aprendas, sobre todo al usar las escaleras o subir y bajar de una silla. Puede tomar algún tiempo acostumbrarse a las muletas y conseguir equilibrio.

  3. 3

    Los tornillos de las muletas pueden aflojarse con el tiempo. Compruébalos con regularidad para asegurarte de que estén bien apretados. Retira las alfombras sueltas, mantén tus pisos ordenados, y recoge y limpia inmediatamente los derrames para evitar caídas.

Consejos y advertencias

  • Siempre haz que un proveedor de servicios médicos profesional te enseñe cómo utilizar tu muleta y ajustarla correctamente.
  • Evita irte sin el asesoramiento de profesionales de la medicina. Las distintas lesiones y condiciones pueden requerir diferentes instrucciones sobre el uso de la muleta. No hay dos lesiones que puedan ser tratadas de la misma forma.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media