Cómo utilizar el peróxido de hidrógeno en el jardín

Escrito por phyllis benson | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo utilizar el peróxido de hidrógeno en el jardín
Contenedor de planta.

El peróxido de hidrógeno es un remedio de primeros auxilios. Durante años ha sido untado en las rodillas y codos raspados. Los niños se asombran al ver como el líquido transparente se convierte en una espuma burbujeante. El peróxido de hidrógeno tiene capacidades antisépticas y antibacterianas que ayudan a prevenir la infección. Con estos sencillos pasos, puedes usar peróxido de hidrógeno como primeros auxilios en un jardín.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Tres por ciento de peróxido de hidrógeno
  • Parte superior de un pulverizador que se adapte a la botella de peróxido
  • Una botella de nebulización para plantas
  • Una taza de medición

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Piensa en el peróxido de hidrógeno como un impulso de oxígeno para tus plantas. Es un subproducto del metabolismo del oxígeno que se descompone en agua y oxígeno. Las plantas prosperan después de una tormenta y una lluvia buena y consiguen un chorro de oxígeno de la tormenta. El peróxido de hidrógeno en pequeñas cantidades puede hacer lo mismo para las plantas.

  2. 2

    Compra una botella de agua oxigenada ordinaria al 3 por ciento. Está disponible en una mayor concentración, pero puede quemar la piel si es demasiado fuerte. Si es posible, consigue la parte superior de un pulverizador que se adapte a la botella de agua oxigenada. De lo contrario, compra una botella ordinaria de nebulización para plantas.

  3. 3

    Prepara una solución básica para las necesidades de tu planta. Usa 1 onza (0,02l) de peróxido de hidrógeno en 1 cuarto de galón (0,94l) de agua. Utiliza esta solución periódicamente para regar y humedecer las plantas. Muchos jardineros caseros dicen que esta sirve para animar el crecimiento de las plantas y ayuda a prevenir la pudrición de la raíz. Mezcla solo la cantidad suficiente de solución para usarla de inmediato.

  4. 4

    Pon en marcha tu jardín con las semillas germinantes con peróxido de hidrógeno. Mantén las semillas húmedas usando peróxido de hidrógeno con agua. Esta evita que el moho y los hongos ataquen a las semillas germinantes. Continúa el riego con la solución básica después de plantar las semillas.

  5. 5

    Rocía el peróxido de hidrógeno en las plantas enfermas. Rocía con toda su fuerza en las hojas de las plantas que tengan una mancha de color negro o plagas. Aplica una o dos veces por semana.

  6. 6

    Utiliza tu solución básica para regar las plantas afectadas por el calor, cansadas ​​o afectadas por la sequía. Para una cantidad mayor, usa 1/2 taza de peróxido de hidrógeno en 1 galón (3,78l) de agua. Utilízalo unas pocas semanas hasta que las plantas estén sanas. Esto también es útil si vuelves de vacaciones y encuentras que las plantas están lánguidas porque no tuvieron suficiente agua.

  7. 7

    Almacena el peróxido de hidrógeno en un lugar fresco, seco y bien ventilado. A menudo se vende en una botella marrón que filtra la luz. Déjalo en esta botella hasta que estés listo para usarlo. El peróxido de hidrógeno se descompone rápidamente cuando está expuesto a la luz.

  8. 8

    Mantén una botella de peróxido de hidrógeno a la mano. El jardín y tú pueden compartir los beneficios curativos. Ten una gran temporada de jardinería.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles