Valuación de las acciones comunues

Escrito por james green | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Valuación de las acciones comunues
Las acciones ordinarias podrán ser valoradas utilizando la fórmula de crecimiento constante. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Las existencias se valoran en base a la cantidad que devolverán al inversionista en el futuro, junto con la tasa requerida de retorno de los inversores. Debido a que los dividendos pagados por las acciones ordinarias pueden variar, los inversores deben evaluar un precio que estén dispuestos a pagar. Las acciones comunes suelen valorarse por la fórmula de crecimiento constante, así como por sus ampliaciones.

Otras personas están leyendo

Acción común

Las acciones preferentes se valoran en base a la perpetuidad, la cantidad que el inversionista recibirá por tenencia de dichas acciones. Esto se debe a que los dividendos pagados a los inversores son siempre los mismos. Los dividendos para las acciones comunes, sin embargo, pueden variar. Esto hace que el proceso de valoración de las acciones ordinarias sea más complicado. El inversor debe tener en cuenta las expectativas futuras, así como su tasa de rendimiento requerida. El valor de una acción no es necesariamente igual a su precio. El precio, en el supuesto de que el inversionista sea realista y no demasiado optimista, es igual o menor que el valor percibido de la acción.

El crecimiento y tasa de retorno requerida

El valor de las acciones ordinarias se ve influida tanto por la tasa de crecimiento esperada de una empresa y la tasa de retorno requerida (RRR, por sus siglas en inglés). El crecimiento de la empresa se ​​mide por los aumentos observados en las futuras ganancias. El RRR es diferente de persona a persona. Es esencialmente el retorno de una inversión, medida como un porcentaje, lo que un inversor necesita para hacer que la inversión valga la pena. Por lo general es mayor que el rendimiento de los bonos del Estado, que a menudo se perciben como inversiones seguras.

La fórmula de crecimiento constante

La fórmula de crecimiento constante, también conocida como la fórmula de crecimiento de Gordon, supone que el inversor tiene un cierto nivel de conocimiento sobre la compañía en que está invirtiendo. Es decir, él sabrá los pagos de dividendos de la compañía y el crecimiento futuro esperado. Este crecimiento futuro esperado se supone que es constante con el fin de obtener una fórmula más simple. En primer lugar, la tasa de crecimiento esperada es restada de la tasa requerida de retorno del inversionista. Esto produce "A". En segundo lugar, el próximo dividendo de una empresa se calcula multiplicando el valor del último dividendo por el crecimiento esperado de la empresa. Por ejemplo, si la empresa se ​​espera que crezca un 5 por ciento, y suponiendo que el último dividendo fue de US$100, el próximo dividendo será de US$105. Esto produce "B". Al dividir B entre A se obtiene el precio que el inversionista está dispuesto a pagar por las acciones ordinarias.

El modelo de crecimiento no constante

El modelo de crecimiento constante da simplicidad a la valoración de las acciones ordinarias. Sin embargo en la mayoría de las situaciones, la tasa de crecimiento se espera que cambie con el tiempo, en lugar de permanecer constante. Muchos inversores prefieren, por tanto, un modelo de crecimiento de múltiples etapas en la valoración de las acciones. Estos modelos son similares a la fórmula de crecimiento constante, pero en cambio calculan el valor de la acción en múltiples etapas. Los flujos de caja se calculan en cada etapa antes de sumarlos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles