Cómo usar vaporizadores en bebés

Escrito por sandra ketcham | Traducido por blas isaguirres
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo usar vaporizadores en bebés
Los vaporizadores pueden facilitar la respiración durante el sueño. (baby sleeping image by Tatyana Gladskih from Fotolia.com)

Los vaporizadores usan el vapor para incrementar los niveles internos de humedad. Esto puede ayudar a prevenir la sequedad e irritación de las fosas nasales durante los meses secos de invierno y facilitan la respiración en los infantes que están enfermos con virus respiratorios. De todas formas sin el mantenimiento adecuado y la limpieza frecuente los vaporizadores pueden incrementar el crecimiento de bacterias y microbios, y poner así a tu bebé en riesgo de una enfermedad potencialmente grave. Lee y sigue cuidadosamente las instrucciones de cuidado incluidas con tu vaporizador para prevenir estos riesgos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Aceite de lavanda
  • Aceite de eucalipto
  • Cepillo para fregar
  • Peróxido de hidrógeno de 3 por ciento

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Pon el vaporizador en un lugar seguro, lejos de la cuna de tu bebé y del alcance de cualquier mascota u otro niño en tu casa. El vaporizador deberá estar en una superficie plana y estable como un escritorio o vestidor para evitar temblequeo y quemaduras. No coloques el vaporizador cerca de fotografías u otros artículos o elementos que pueden dañarse con el vapor.

  2. 2

    Haz funcionar el vaporizador por la noche, como sea necesario, pero revisa frecuentemente por signos que indiquen que el nivel de humedad en la habitación de tu bebé sea demasiado alto. Si aparece humedad en las ventanas o si las superficies se vuelven un poco húmedas significa que la habitación tiene demasiado vapor. Los altos niveles de humedad incrementan el riesgo de crecimiento de microbios y bacterias dentro de tu casa.

  3. 3

    Agrega tanta cantidad de medicamentos al vaporizador como indique el pediatra de tu bebé. El aceite de lavanda y eucalipto son relajantes y pueden ayudar a aclarar la congestión en los niños, según el sitio AskDrSears.com. Verifica las instrucciones del fabricante en tu vaporizador para determinar el correcto procedimiento para agregar medicamentos o aceites esenciales en tu unidad.

  4. 4

    Reemplaza el agua de tu vaporizador todos los días. Limpia el tanque con agua y jabón y luego rellena el tanque con agua destilada. El agua ordinaria puede contener minerales dispersos en el aire junto con el vapor proveniente del humidificador, según explica la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos. Inhalar estos minerales puede ser peligroso para la salud de tu bebé.

  5. 5

    Limpia y esteriliza el vaporizador cada par de días fregando el interior del tanque de agua para quitar la capa de sarro y luego limpia el tanque con solución de peróxido de hidrógeno de 3 por ciento. Enjuaga bien el tanque antes de rellenarlo.

Consejos y advertencias

  • El doctor William Sears recomienda los vaporizadores por sobre los humidificadores de vapor frío para bebés porque los vaporizadores matan las bacterias y otros gérmenes durante proceso de calentamiento del agua.
  • Los niveles de humedad nunca deben superar el 50 por ciento de acuerdo con la EPA (Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles