Vejiga inflamada en los gatos

Escrito por laurie johnson | Traducido por karen angelica malagon espinosa
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Vejiga inflamada en los gatos
Aprende sobre las causas y el tratamiento para la vejiga inflamada en los gatos. (cats image by Zbigniew Nowak from Fotolia.com)

Una vejiga inflamada en un gato se puede diagnosticar como cistitis idiopática felina (FIC, por sus siglas en inglés). Este problema se cataloga bajo otras condiciones como enfermedad idiopática felina del tracto urinario bajo (FLUTD, por sus siglas en inglés) o síndrome urológico felino (FUS, por sus siglas en inglés). Los síntomas son fáciles de detectar y, por lo general, no hay complicaciones con el tratamiento. Estas condiciones afectan aproximadamente al 1% de la población felina y tiene una alta incidencia de recurrencia.

Otras personas están leyendo

Síntomas

Los gatos que experimentan una inflamación en la vejiga, por lo general sufren de dolor e incomodidad, además de problemas para orinar. Normalmente sienten la necesidad de orinar con frecuencia o, en caso de bloqueo, no pueden orinar. Esta condición puede resultar en la producción de cristales diminutos y de piedras en la vejiga, además de sangre en la orina. En los gatos machos, los cristales pueden bloquear la uretra e impedir el flujo de la orina, lo que puede amenazar potencialmente su vida.

Causas

Los problemas en el tracto urinario bajo de los felinos se da por muchas razones como infección bacteriana en el tracto urinario bajo. Los cambios en el ambiente, la cantidad de animales que hay en el hogar o los horarios de alimentación pueden contribuir a este problema causando estrés. El género también aumenta el riesgo; los machos son más propensos a problemas urinarios. El sobre peso puede jugar un papel en los problemas del tracto urinario bajo debido a una dieta seca que contiene menos agua y más contenido mineral que la comida húmeda.

Indicaciones

Los gatos, por lo general orinan con más frecuencia aunque sólo pasan pequeñas cantidades de sangre en la orina. Pueden orinar en otros lugares que la caja sanitaria, en particular, en lugares con superficies frescas y duras como regaderas, lavabos o pisos. Pueden chillar o manchar aunque la orina y con frecuencia se lamen el orificio urinario. Un gato que sufre de enfermedad en el tracto urinario bajo puede mostrar algunos o todos estos signos.

Diagnóstico

Debido a que existen muchas posibles causas, puede ser difícil diagnosticar el problema exacto. Un veterinario realiza un examen físico y puede ordenar más pruebas para determinar la causa subyacente. La prueba más común es una urianálisis. Se puede extraer sangre o tomar rayos X para revisar las piedras en la vejiga. En algunos casos, se realiza un ultrasonido abdominal o una endoscopía para diagnosticar tumores, bloqueos o lesiones en el tracto urinario.

Tratamiento

Si se sospecha de infección, un veterinario puede administrar antibióticos o anti inflamatorios. En caso de un diagnóstico que amenace la vida, la cirugía se realiza para eliminar cualquier bloqueo o para reparar una ruptura en la vejiga. El aumento en el consumo de agua ayudará a mantener diluida la orina del gato y agregar comida húmeda de alta calidad también puede ayudar a aumentar la ingesta de agua. El estrés se puede reducir con cambios ambientales para asegurarte que el gato tenga una caja sanitaria limpia y segura llena de juguetes para animarlo a que juegue y a que haga ejercicio.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles