DESCUBRIR
×

Ventajas y desventajas de la administración hotelera

Actualizado 17 abril, 2017

Para un extraño, el trabajo del gerente del hotel puede aparecer tanto glamuroso como estresante. El gerente vive y trabaja en un lugar en donde la gente puede optar por visitar; sin embargo, él no está de vacaciones, pero más bien arregla los planes de viaje de los demás. El turismo es un gran negocio, da empleo a muchos y es una industria rentable, y el turismo no podría florecer sin el negocio de hospedaje. En el año 2008, los gerentes supervisaron más de 4,6 millones de habitaciones en los Estados Unidos, generando 140,6 billones en ingresos, según la American Hotel & Lodging Association.

Michael Blann/Digital Vision/Getty Images

Educación y capacitación

En el pasado, un gerente de hotel comúnmente era promovido desde dentro de la propia organización. En estos días, un fuerte candidato para esta posición puede necesitar educación formal además de la experiencia práctica del trabajo. Esto podría agregar años y gastos al camino de su carrera; sin embargo, su educación académica no necesita ser de una licenciatura en administración hotelera. Un empresario puede también inclinarse por un grado en artes liberales además de la terminación de algunos cursos de gestión hotelera, un título de calificación como asociado o certificado en administración hotelera o completar con éxito un programa de entrenamiento patrocinado por la cadena hotelera. También, alguien con la educación correcta puede aspirar a comenzar en el nivel básico y obtener el sueldo de subdirector, en lugar de trabajar desde abajo hacia la parte más alta de la cadena hotel-trabajador.

Jupiterimages/Stockbyte/Getty Images

Empleo

El título del trabajo puede parecer estrecho, pero el campo del trabajo puede ser sorprendentemente diverso. Un gerente de hotel, o gerente de alojamiento, puede supervisar un hotel grande o pequeño en una cadena de hoteles grandes o pequeños, tener o manejar una pensión o una posada, operar un rancho, manjar un parque para huéspedes con casas rodantes, supervisar una casa de huéspedes o administrar un lugar turístico con playa o cabañas para esquí. Según la Bureau of Labor Statistics, se esperaba que el empleo de los gerentes de alojamiento creciera más lentamente que el promedio del año 2008 a 2018, así que la competencia por estas posiciones deseables será fuerte. Sin embargo, se destacan los solicitantes con títulos universitarios en relación a aquellos que no los tienen.

Digital Vision./Photodisc/Getty Images

Ambiente de trabajo

Los gerentes de hoteles trabajan largas horas y los fines de semana, a menudo bajo condiciones estresantes que requieren habilidades de pensamiento, habilidad, diplomacia y comunicación rápidas. Dependiendo de la demanda o buena satisfacción del huésped, las responsabilidades del servicio al cliente pueden resultar exasperantes, desafiantes y gratificantes. Un administrador, por definición, también supervisa, organiza y delega el trabajo en los empleados. Esto implica la toma de decisiones complejas en todo, que van desde el manejo de las finanzas, o de la organización de una convención, hasta arreglar los desastres de plomería y cambiar la decoración. Muy a menudo, la promoción de una carrera en esta industria significa trasladarse a otro hotel en otra ciudad.

Thinkstock Images/Stockbyte/Getty Images

Compensación

El pago varía dependiendo del tipo y tamaño del empleador y de las responsabilidades laborales de los empleados. En el año 2008, el salario promedio anual de un administrador de alojamiento era por debajo de US$46.000, con los ingresos más bajos del 10 por ciento menos de US$28.160 y el más alto claramente por encima de US$84.270. Muchos empleadores ofrecen bonificaciones, capacitación gratuita o beneficios además de ese salario. Además, dada la naturaleza del trabajo, el alojamiento, las comidas, la lavandería y otros beneficios podrían ser gratis o con un descuento.

Ryan McVay/Photodisc/Getty Images