Cómo hacer que las verduras sepan bien

Escrito por k. sayford-wilson | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Tal vez quieras comer verduras o sepas que debes hacerlo porque son buenas para ti, pero ¿cómo haces que sepan mejor? Observa como mezclando especias y aderezos, puedes crear una variedad de sabores para reanimar tus papilas gustativas mientras tomas tu dosis diaria de vegetales. Puedes preparar las verduras de muchas formas, y experimentar con diferentes sabores mezclando especias con aceites y aderezos puede ser una forma genial para probar sabores y texturas nuevas, y despertar tus sentidos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Aderezo para ensalada, salsa de queso
  • Salsa de soja
  • Aceite de oliva o mantequilla
  • Especias: hierbas aromáticas, sal, pimienta, ajo en polvo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    ¡Agrega condimentos y especias a tus verduras!

  1. 1

    Haz una lista de verduras que te gusten (siempre, a veces, preparadas de una cierta forma o como parte de un plato principal). Escoge una o dos verduras con las que comenzar y decide la forma en que te guste prepararla, ¿con un cierto condimento, salada, dulce, sabrosa, crujiente, pastosa, pegajosa o mezclada con otros sabores?

  2. 2

    Para un plato de verdura salado y sabroso prueba con el brócoli troceado o en cogollitos con aceite de oliva, ajo en polvo, salsa de soja, sal y pimienta y un poquito de orégano (una hierba italiana). Cocínalas para que queden "tiernas y crujientes" (blando, pero crujiente cuando lo muerdes) o cuécelo durante uno o dos minutos para conseguir una textura más suave. También puedes probar a derretir mantequilla y añadir un licuado de zumo de limón y un poquito de ajo para conseguir una salsa de limón, mantequilla y ajo deliciosa.

  3. 3

    Para un plato de verduras picante que sea más "fuerte", prueba los frijoles verdes italianos frescos del jardín (el tipo más fibroso y largo) marinados brevemente en un aderezo italiano vigorizante, añade unas gotas de aceite de oliva, un poquito de sal y pimienta y cocínalo hasta que quede "tierno y crujiente". Los frijoles verdes italianos deben crujir. Para comerlos crudos, prueba a sumergirlos en salsa Ranchera o marinados en aderezo italiano vigorizante y ¡a comerlas! También puedes probarlas con espárragos frescos o rehogarlas suavemente en aceite de oliva con salsa de soja y ajo.

  4. 4

    Para obtener un plato de verdura con queso, prueba a cortar pepinos en tallos verticales o consigue un paquete de zanahorias peladas y sumérgelas en un cuenco pequeño con aderezo para ensalada César (que ya tiene queso parmesano). También puedes probar con un frasco de salsa de queso para nachos (el tipo en el que sumergirías los nachos); caliéntalo en un cuenco pequeño y úsalo como salsa para las verduras. Debes tener en cuenta que el queso y los aderezos ricos para la ensalada ¡pueden tener muchas calorías!

  5. 5

    Haz una cazuela. Comprueba que la sopa puede acompañar a estas recetas. Éstas suelen tener carne, pasta o arroz y una verdura, todo en uno, así que no pruebes "sólo" la verdura, sino que toma una variedad de sabores mezclados en un bocado. Esto es tanto una forma de ahorra tiempo como una excelente forma de conseguir una comida equilibrada y nutricional en un plato. Prueba una cazuela de frijoles verdes (un plato popular) y otros guisos fáciles de hacer.

  6. 6

    Las verduras como el zapallito, corazones de alcachofa y calabacín pueden ser salteados con queso parmesano derretido. Toma queso normal para espaguetis (parmesano rallado, romano o una combinación) y espolvoréalo de forma libre sobre tus verduras cocinadas. Incluye sal, pimienta y un poco de ajo en polvo. Cocínalo hasta que se derrita el queso y tal vez hasta que los bordes crujan en un tono marrón dorado claro. Experimenta para comprobar los sabores que te gustan, ¡luego prueba un poco más!

Consejos y advertencias

  • No tengas miedo de probar variedades nuevas de sabores "viejos". Mezcla aderezos para ensalada, prueba especias diferentes en cantidades pequeñas para ver la forma en que se desarrolla el sabor. Cuando utilices cebollas frescas y dientes de ajo, ten en cuenta que cocinar las cebollas y el ajo elimina su "calor", cocinarlos saca el sabor y hace salir su "picor" o sabor fuerte. Esto es bueno para tenerlo en cuenta especialmente cuando prepares platos para personas a las que no les gustan las comidas picantes, pero sí los sabores gustosos. Guarda los condimentos de cebolla fresca y de ajo para aquellos con paladares y gustos más fuertes. Experimentar con comidas y condimentos es una manera divertida de probar recetas nuevas, crear tus propios platos con tu "firma" y expandir el "horizonte de la verdura", ¡a la vez que consumes más alimentos sanos!

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles