Cómo viaja el sonido en los oídos

Escrito por meg campbell | Traducido por ana maría guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo viaja el sonido en los oídos
El oído es un órgano delicado que convierte ondas de sonido en señales eléctricas para el cerebro. (ear image by Connfetti from Fotolia.com)

Los oídos son órganos transductores, es decir, que convierten ondas de sonido en señales eléctricas para que el cerebro las reciba. Para lograr esta tarea, las ondas de sonido vibran a través del oído externo, medio e interno, causando una reacción en cadena de vibración a través de los mecanismos del oído que es después convertida en una onda eléctrica legible por el cerebro como sonido.

Otras personas están leyendo

Oído externo

El pabellón de la oreja es la parte visible del órgano del oído, comúnmente llamado oído. El agujero visible en el pabellón es el canal auditivo, el cual lleva directamente al tímpano (membrana timpánica). Estas tres partes juntas componen el oído externo. El primer contacto de una onda de sonido con el oído ocurre mientras el pabellón de la oreja dirige tortuosamente las ondas en el canal. La forma del pabellón es importante. Las ondas de sonido no dirigidas no son traducidas de la misma manera por el cerebro, resultando en señales confusas. Las ondas viajan a través del canal auditorio curvo, el cual actúa como una ayuda innata de audición al amplificar tonos bajos. Cuando las ondas golpean al tímpano, éste vibra.

Oído medio

La amplificación del sonido ocurre en el oído medio, el cual está compuesto de cinco partes: el borde interior del tímpano, el martillo (maleo), el yunque (incus), el estribo y el tubo de Eustaquio. Aunque el tímpano es parte del oído externo, un lado del mismo está incrustado en el oído medio, conectado al primero de los tres huesos, el martillo. La vibración del tímpano es transferida al martillo, el cual la pasa a otros dos pequeños huesos, el yunque y el estribo. El estribo está unido a la ventana ovalada, una membrana que protege al oído interno. Las ondas de sonido que golpean a la ventana ovalada son 20 veces más amplificadas que cuando afectan al tímpano. El tubo de Eustaquio regula la presión del oído, la cual afecta la habilidad de la audición.

Oído interno

Según Hear-it.org, "el oído interno es un enredo de tubos y pasajes, es decir, un laberinto". Aquí es donde las ondas de sonido son convertidas en las señales eléctricas que el cerebro comprende. El oído interno contiene cuatro partes, la vestibular (controla el equilibrio), la cóclea y los nervios de equilibrio y acústicos. Las ondas de sonido amplificadas viajan desde la ventana ovalada en la cóclea en forma de espiral. Dentro del fluido de la cóclea, dos membranas forman una pared recubierta con 24.000 vellos. Mientras el sonido vibra a través del fluido, los vellos responden con movimientos específicos. Éste es el lugar de la conversión de la onda de sonido. Los dos nervios auditivos reciben información de los vellos en la forma de señales eléctricas, las cuales son transmitidas directamente al centro auditivo del cerebro.

Izquierda contra derecha

Según un estudio de audición de la UCLA, los oídos izquierdos reciben mejor el habla que los derechos, aunque los derechos son más receptivos a la música. Aunque los investigadores saben que el cerebro recibe el sonido diferentemente en sus hemisferios izquierdo y derecho, el estudio demuestra que los oídos juegan un rol en cómo se envía el sonido al cerebro. El estudio llevó a Yvonne Sininger a decir "...tendíamos a pensar que no importa qué oído está defectuoso en una persona. Ahora vemos que puede tener unas profundas implicaciones para el habla y desarrollo del lenguaje de la persona".

Pérdida de la audición conductiva

Cuando el oído externo y/o el medio pierden la habilidad de transferir el sonido al oído interno, ocurre la pérdida de la audición conductiva. A menudo, es una pérdida temporal causada por acumulación de cera, infecciones de oído (en el oído externo o medio), una ruptura del tímpano o demasiado fluido en el oído medio. Otras explicaciones posibles incluyen tener oídos muy pequeños, quistes, tumores cancerígenos o la presencia de objetos extraños como un pequeño insecto.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles