Cómo hacer vino moscatel casero

Escrito por frank whittemore | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

No hay nada más placentero que abrir una botella de vino casero y compartirla con los amigos. Aunque hacer tu propio vino puede parecer difícil, en realidad es bastante fácil. Con algo de conocimiento sobre el tema y los materiales y equipamiento adecuados, puedes preparar el mejor vino que hayas probado. En este artículo aprenderás cómo hacer 5 galones (18,92 litros) de vino moscatel.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Ingredientes:
  • 30 libras (13,60 kg.) de uvas moscatel
  • 1 paquete de levadura Montrachet
  • 10 libras (4,5 kg.) de azúcar
  • 1/4 cucharadita de enzimas pécticas
  • 1 onza (28,3 gramos) de carbonato de calcio
  • 5 tabletas Campden pisadas
  • 6 cucharaditas de nutrientes para levadura
  • 1 1/4 cucharadita de sorbato de potasio
  • Equipo:
  • Un hidrómetro
  • Un pasapuré
  • Un bolsa filtro
  • Un recipiente para alimentos con tapa de 5 galones (18,9 l)
  • Una garrafa de vidrio de 5 galones (18,9 l)
  • Un sello hermético y un tapón
  • Una manguera para sifón
  • Botellas de vino con corchos nuevos
  • Un encorchador
  • Limpiador desinfectante

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Preparando el equipo

  1. 1

    Puedes adquirir equipo específico para la elaboración de vinos, como hidrómetros, garrafas y sifones, por Internet o en tiendas especializadas. El costo de un kit completo para hacer vino es de entre US$150 y US$300. Los demás artículos puedes obtenerlos en una tienda departamental de tu localidad.

  2. 2

    Antes de empezar, desinfecta bien todo el equipo que entrará en contacto con los ingredientes.

  3. 3

    Consigue botellas de vino en los restaurantes locales o con tus amigos, o guarda las que tengas en casa. Así gastarás menos.

    Preparando la fruta

  1. 1

    Al elegir las uvas, procura que estén bien maduras. Para hacer vino, las pequeñas son mejores que las grandes.

  2. 2

    Lava bien las uvas. Usa guantes, puesto que son muy ácidas.

  3. 3

    Coloca las uvas en bolsas Ziploc y congélalas durante al menos dos semanas. Esto desintegra las paredes celulares de las uvas, facilitando la liberación del jugo.

  4. 4

    Luego de haberlas congelado, procesa las uvas colocándolas por montones en un tazón y aplastándolas con un pasapuré o algún instrumento similar.

  5. 5

    Una vez procesadas, pon cada porción en una bolsa filtro, vertiendo el juego en un contenedor de 5 galones (18,9 l). Este contenedor será el dispositivo principal para la fermentación. La fruta y el jugo procesado son llamados "mosto".

  6. 6

    Luego de haber procesado toda la fruta, cierra la bolsa filtro y colócala en el contenedor.

    Agregando los ingredientes

  1. 1

    Agrega cinco tabletas Campden molidas al mosto; revuelve hasta que se disuelvan por completo y deja que se asienten durante la noche. Las tabletas esterilizarán el mosto y eliminarán cualquier levadura silvestre.

  2. 2

    Agrega la enzima péptica, el nutriente para levadura y el carbonato de calcio, revuelve bien y una vez más deja que el mosto se asiente durante la noche.

  3. 3

    Disuelve 10 libras (4,5 kg) de azúcar en un galón (3,7 l) de agua hirviendo.

  4. 4

    Una vez que se enfríe a temperatura ambiente, agrega el agua azucarada al mosto.

  5. 5

    Revuelve el mosto y agrega agua hasta llenar el contenedor de 5 galones (18,9 l).

  6. 6

    Usa un hidrómetro para verificar la gravedad específica del mosto, que debe rondar los 1,09 o más.

  7. 7

    Agrégale la levadura al mosto. No hay necesidad de revolver.

  8. 8

    Coloca la tapa del contenedor, sin fijarla.

    Fermentación primaria

  1. 1

    Observa el proceso de fermentación del moste, que deber comenzar dentro de las primeras 24 horas. Empezará a acumularse espuma en la superficie.

  2. 2

    Pon la bolsa filtro dentro del mosto y revuélvelo con cuidado dos veces al día.

  3. 3

    Controla la gravedad específica del mosto entre el quinto y el séptimo día. Si el mosto tiene una gravedad de 1,04 o menos, aprieta la bolsa filtro para extraer el jugo y luego deshazte de la pulpa.

  4. 4

    Limpia la manguera del sifón con un desinfectante y úsala para transferir el mosto desde el fermentador principal hasta la garrafa, que actuará como fermentador secundario. Asegúrate de que haya un espacio de al menos 3 o 4 pulgadas (7.62 o 10.16 cm.) entre el mosto y boca de la garrafa.

  5. 5

    Desinfecta el sello hermético y el tapón; llena el sello con agua suficiente como para evitar que entre el aire. La mayoría de los sellos herméticos tienen una línea de llenado. Coloca el sello dentro del tapón e inserta el segundo en la parte superior de la garrafa. De esta forma, sellarás la garrafa para impedir que se contamine el mosto.

  6. 6

    Observa todos los días el proceso de fermentación en la garrafa. Notarás que se producen burbujas y que el gas de dióxido de carbono se escapa por el sello.

  7. 7

    Deja reposar el mosto en la garrafa hasta que se asiente la levadura. Esto puede tomar varias semanas.

  8. 8

    Cuando el sedimento de la levadura tenga más o menos una pulgada (2,5 cm.) de espesor, usa el sifón para verter el líquido dentro del contenedor, teniendo cuidado de dejar los sedimentos en la garrafa de vidrio.

  9. 9

    Revuelve el vino con fuerza dentro del contenedor para eliminar el exceso de dióxido de carbono.

  10. 10

    Limpia la garrafa. Usando el sifón, vierte nuevamente el líquido del contenedor hacia la garrafa y vuelve a colocar el sello. Completa el vino con agua para que hayan al menos dos pulgadas (5 cm) entre el líquido y la boca de la garrafa.

  11. 11

    Cada vez que el sedimento de la levadura alcance un espesor de una pulgada (2,5 cm), repite los pasos del 7 al 10 hasta que el vino quede transparente (por lo general hay que esperar de dos a tres meses). Durante este tiempo, el mosto se convertirá en vino.

  1. 1

    Una vez que quede transparente, debes revisar cada semana la gravedad exacta del vino. El vino estará listo para embotellarse cuando llegue a 1,00 o menos.

  2. 2

    Usa el sifón por última vez para transferir el líquido al contenedor, dejando los sedimentos en la garrafa.

  3. 3

    Revuelve 1 1/4 cucharaditas de potasio de sorbato dentro del vino para estabilizarlo e impedir que la levadura se desarrolle una vez que el vino esté embotellado.

  4. 4

    Usa el sifón para extraer el vino de la cubeta y verterlo en las botellas desinfectadas.

  5. 5

    Remoja los corchos en agua tibia por al menos 15 minutos.

  6. 6

    Ponles los corchos a las botellas con el encorchador.

  7. 7

    Guarda el vino en lugar fresco y seco. Para impedir que se eche a perder, coloca las botellas de vino de forma horizontal para conservar la humedad del corcho.

Consejos y advertencias

  • Puedes beber el vino inmediatamente después de haberlo embotellado. Si quieres que su sabor mejore, déjalo añejar por un tiempo. Si está bien hecho, durará varios años.
  • Revisa las leyes referentes a la elaboración casera de vinos de tu zona.

No dejes de ver

Recursos

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles