Virus del herpes y dolor de espalda

Escrito por jessica reimer, phd | Traducido por damian trabilsi
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Virus del herpes y dolor de espalda
Este artículo se centra en el dolor de espalda asociado a la infección por el virus del herpes, debido específicamente al herpes zóster. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

El dolor de espalda puede provenir de diversas fuentes. Un tirón muscular o el pinzamiento del nervio pueden dar lugar a molestias y dolores a veces debilitantes. Las enfermedades e infecciones como el apendicitis, pancreatitis o las dolencias del estómago puede causar dolor de espalda. Este artículo se centra en el dolor de espalda asociado a la infección por el virus del herpes, debido específicamente al herpes zóster.

Acerca los virus del herpes

Más del 90 por ciento de la población está infectada con un virus del herpes. La mayoría de las infecciones no son potencialmente mortales y con frecuencia son asintomáticas. Los virus del herpes inicialmente infectan a los humanos mediante su introducción a través de la piel y luego se infectan las neuronas. El virus permanece en un estado de reposo en la neurona. La reactivación del virus conlleva a los síntomas asociados con infecciones (por ejemplo, herpes labial o lesiones genitales). Muchas personas no se dan cuenta de que el virus que causa la varicela, el zoster (VZV), es miembro de la familia de los virus del herpes. La reactivación del VZV en la espalda, el cuello o la cadera derivan en en síntomas dolorosos por la enfermedad del herpes.

Desde la varicela al herpes

Las infecciones de varicela son comunes en los niños y, aunque los síntomas son molestos, la enfermedad se disipa fácilmente. Los adultos también pueden contraer varicela. Una vez que tu has tenido varicela puedes desarrollar inmunidad a futuras posibles infecciones. Luego de la infección inicial y que los síntomas desaparecen, el virus permanece en un estado de reposo en el cuerpo. El virus puede reactivarse más tarde en la vida para convertirse en la enfermdad del herpes.

Síntomas del herpes

El herpes se pueden identificar como dolor, hormigueo, picazón, ardor o adormecimiento en un lugar determinado del cuerpo, como la espalda. Además, el herpes puede aparecer como un sarpullido en el lugar del dolor. Esta erupción puede ser de color roja, que provoque comezón, y con ampollas llenas de líquido que eventualmente forman una costra. Las erupciones del herpes suelen localizarse en una región particular del cuerpo como la cadera, el cuello o la espalda.

Opciones de tratamiento

Si piensas que tu dolor de espalda se debe a una infección por el virus del herpes, consulta a un médico. Él te podrá recetar medicamentos para inhibir la reproducción del virus y aliviar los síntomas asociados con la infección. Además, el médico podrá diagnosticar correctamente la causa del dolor de espalda.

Prevención/Solución

Las erupciones del herpes son contagiosas, por lo que debes mantener el sarpullido cubierto. Debes tratar de no rascarte y lavarte las manos al igual que la ropa que suela entrar en contacto con la erupción. Si tienes más de 60 años, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan, como medida preventiva, que te des una vacuna contra el herpes. Consulta a tu médico si estás interesado en la vacunación o necesitas conocer otras maneras para controlar los síntomas y el dolor.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles