Virus del herpes en niños

Escrito por ranlyn oakes | Traducido por irene cudich
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Virus del herpes en niños
El virus del herpes también puede atacar a los niños. (Sick Child image by Leticia Wilson from Fotolia.com)

El herpes es un virus que puede ser la causa de varios tipos de infecciones. El herpes simplex 1 es muy común y generalmente provoca aftas sobre o cerca de la boca. El herpex simplex 2 también es muy común y generalmente provoca herpes genital. Este virus no sólo afecta a los adultos, sino también a los niños. La mayoría de ellos contraen herpes simplex en algún momento y no sufren ninguna consecuencia seria. Pero en los recién nacidos, puede provocar complicaciones serias.

Otras personas están leyendo

Síntomas generales

Los síntomas más comunes de las infecciones herpéticas son: llagas, ampollas y úlceras en los labios o los genitales. A veces pueden verse afectadas otras partes del cuerpo, particularmente los ojos. Los niños que padecen de un primer brote de herpes con frecuencia padecen de gingivostomatitis, o sea, úlceras fuera de la boca. A veces hay presencia de fiebre y de un malestar general, similares a los síntomas gripales. En los lactantes la enfermedad en ocasiones puede avanzar hasta severas condiciones sistemáticas. Los síntomas del herpes aparecen durante un tiempo y luego desaparecen, en cuyo momento el virus se repliega dentro del cuerpo a través de las células nerviosas y permanece latente. Puede reactivarse intermitentemente y volver a producir síntomas. Ya que no tiene cura, al herpes se lo considera una enfermedad crónica.

Gingivostomatitis

Hacia el momento que alcanzan la adolescencia, aproximadamente el 62% de los estadounidenses han contraído el herpes simplex 1. Es muy común que los bebés se infecten cuando sus padres u otros miembros de la familia, con buenas intenciones pero llevando el virus en sus labios, los besan. El primer brote en los niños generalmente es un caso de gignivostomatitis, que provoca úlceras dolorosas en la boca, fiebre, irritabilidad y falta de apetito. Los niños con esta condición puede sufrir de deshidratación porque el dolor en la boca les dificulta beber. Si bien es molesta, la condición no requiere tratamiento médico, y generalmente desaparece dentro de los cinco días. A veces -en el 20 al 40 por ciento de los casos- la infección recurre dentro del año. Esta segunda vez, los síntomas no serán tan severos. El niño probablemente tenga úlceras características sobre los labios, que durarán menos de 10 días.

Parto

Algunos bebés se contagian herpes durante el nacimiento con potencialmente consecuencias graves. Esto generalmente sucede cuando la madre, durante el tercer trimestre de gestación, experimenta un episodio primario de herpes genital, lo que significa que acaba de contagiarse el virus. Ella puede tener lesiones o un caso asintomático en el que las partículas virales de todos modos se desprenden. Si se sabe que una mujer tendrá un episodio (recurrente) de herpes genital (primario o secundario) alrededor de la fecha de parto, se la debe tratar con medicación antiviral para reducir el riesgo de contagiarle la infección a su bebé. En general, si hay presencia de úlceras activas en el área genital en el momento aproximado del parto, el médico realizará una cesárea.

Herpes neonatal

El herpes neonatal puede presentarse de diversas maneras. A veces afecta sólo la piel, los ojos y la boca. Pero otras veces se traslada al sistema nervioso central, en cuyo caso puede provocar encefalitis, una infección del cerebro. También puede diseminarse al hígado, los pulmones y otras partes del cuerpo. Los signos de esta infección sistémica pueden incluir irritabilidad, fiebre, convulsiones y letargia. Cuando hay presencia de encefalitis, aproximadamente el 15 por ciento de los lactantes muere. Para evitar estos resultados, hay que iniciar el tratamiento temprano: generalmente, con altas dosis de aciclovir intravenoso durante dos a tres semanas.

Evitar la transmisión

Incluso después del nacimiento, los bebés son susceptibles a graves infecciones con herpes debido a que sus sistemas inmunes aún no se han desarrollado por completo. Una vez que cumplen los seis meses de vida, están mejor equipados para combatir el virus. Si tienes herpes, ya sea oral o genital, puedes hacer cosas para proteger a tu recién nacido de la infección. Las mujeres que tienen llagas en los labios deben usar una máscara quirúrgica facial hasta que las lesiones se sequen y se formen costras. No beses a tu bebé mientras tengas llagas activas del herpes en la boca. Si tienes herpes genital, protege a tus hijos con pasos de sentido común, como lavarte las manos después de haber tocado una lesión del herpes.

No dejes de ver

Recursos

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles