Vomitos después de entrenar

Escrito por kay ireland | Traducido por silvina ramos
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Vomitos después de entrenar
Las nauseas pueder ser causadas por el sobreesfuerzo. (Comstock/Comstock/Getty Images)

Sentir nauseas o tener vómitos después de entrenar no es una reacción normal al ejercicio. Puede ser resultado de problemas serios durante el ejercicio, entre los que se incluye sobreesfuerzo, deshidratación, o alimentación deficiente antes de entrenar. Ya que las nauseas pueden detener tu ejercitación, es mejor averiguar las causas de los vómitos después del entrenamiento para poder prevenir esta condición y que puedas seguir alcanzando tus metas diarias relacionadas con el buen estado físico.

Otras personas están leyendo

Síntomas

Además de los vómitos después del entrenamiento, puedes experimentar otros síntomas precursores de las nauseas. También puedes experimentar desmayos o mareos, que pueden contribuir a las nauseas. Los síntomas se pueden presentar al final de un entrenamiento prolongado y extenuante. Si has tenido una comida pesada antes de entrenar, es posible que te empieces a sentir nauseabundo apenas comiences a ejercitar, una clara señal de que tu reacción fue producida por la comida.

Causas

Las nauseas que sientes después de entrenar puede ser resultado de diversas condiciones. Consumir el tipo equivocado de alimentos puede hacerte sentir descompuesto durante y al finalizar el entrenamiento. Un estudio publicado en 2001 en un ejemplar de "Appetite" descubrió que las personas que ayunan antes de ejercitar o se alimentan antes de ejercitar sienten nauseas al finalizar el entrenamiento. Los vómitos y nauseas también pueden ser causados por la deshidratación y sobreesfuerzo. Cuando esfuerzas demasiado tu cuerpo sin entrar en calor de a poco, el esfuerzo que realizas puede hacerte sentir descompuesta, en particular si a esto se le suma la falta de hidratación.

Tratamiento

Si empiezas a sentirte descompuesto mientras ejercitas, reduce la intensidad lentamente. Detener el ejercicio de repente puede empeorar tus síntomas. En cambio, reduce tu ritmo a una caminata hasta que te sientas cómodo para detenerte por completo. Asegúrate de tener agua a mano, toma un descanso y deja que tu pulso vuelva a la frecuencia cardíaca de reposo. Si decides retomar tu entrenamiento en la misma sesión, comienza con la menor intensidad posible hasta que te sientas lo suficientemente cómodo para aumentar tu velocidad o intensidad.

Prevención

La mejor forma de abordar las nauseas y vómitos después del ejercicio es evitarlo. Ya que el ayuno y las comidas llenas pueden afectar como tu cuerpo reacciona al entrenamiento, es mejor consumir un refrigerio pequeño y nutritivo antes de ir al gimnasio. Una manzana con mantequilla de maní, una barra proteica o frutas secas te pueden proveer la energía que tu cuerpo necesita sin sentirte lleno o enfermo. Beber agua frecuentemente a lo largo del entrenamiento, al menos 7 a 10 onzas (207 a 295,7 mililitros) cada 10 o 20 minutos de ejercicio. Cuando intentes un entrenamiento nuevo o aumentes la intensidad, hazlo despacio y con una precaución para ir aclimatando tu cuerpo al ejercicio de forma gradual.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles