Vómitos nocturnos en los niños

Escrito por julie boehlke | Traducido por ana maría guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Vómitos nocturnos en los niños
(Muriel de Seze/Digital Vision/Getty Images)

A nadie le gusta ver a un niño enfermo. Si tu hijo se está despertando en la mitad de la noche, enfermo y teniendo un estómago alterado y vomitando, encontrar una solución es la clave para mantener su salud. El vómito, o emesis, puede ser un evento temporal o aislado causado por un virus o por algo que comió, o puede ser una señal de un problema médico mucho más serio.

Otras personas están leyendo

Síntomas

El vómito puede asustar un poco a tu hijo, especialmente cuando lo despierta en la mitad de la noche. Él siente unas náuseas intensas las cuales indican que su estómago está inestable y puede tener ganas de regurgitar. Medline Plus explica que el vómito es una acción fuerte del músculo del diafragma en una intensa contracción hacia abajo. El esfínter se abre para soltar los contenidos del estómago en un movimiento impulsado hacia arriba ya afuera para expulsar comida y líquidos. Un incremento de la saliva y un aumento de la temperatura corporal también pueden ocurrir.

Lapso de tiempo

El sólo vomitar generalmente solo dura unos pocos segundos, seguidos por unos episodios de regurgitación. El vómito causado por una gripe estomacal o gastroenteritis puede durar solo 24 horas y venir en unos episodios pequeños. Puede ocurrir algunas veces durante la noche, cuando tu hijo está acostado recto. Si él está sufriendo de una condición médica seria como hepatitis, heridas de la cabeza o cetoacidosis diabética (altos niveles de glucemia), la condición puede ser dirigida y tratada después de que el vómito haya disminuido.

Causas

Algunas condiciones pueden causar vómitos nocturnos en tu hijo. Una enfermedad de reflujo de ácidos puede estallar en la noche, especialmente después de haberse recostado, ya que los ácidos y la comida no digerida puede empezar a viajar de nuevo hacia el esófago. Family Doctor explica que algunas enfermedades pueden causar un estómago indispuesto o dolor que puede llevar al vómito. Algunas de las más comunes son gastroenteritis o gripe estomacal, dolores de cabeza causados por migrañas, parásitos, apendicitis, mareos, hepatitis, intoxicación por comida, pancreatitis, úlcera, acidez estomacal severa, una herida en la cabeza, cáncer o cetoacidosis.

Advertencias

Es importante ver cuidadosamente a tu hijo cuando está enfermo y vomitando por las noches. En los niños pequeños, puede tragarse o ahogarse con su propio vómito cuando está recostado o dormido. El vómito persistente que dura más de dos días tiene que ser evaluado por un médico para averiguar si hay problemas serios. Si el vómito está seguido también de diarrea, fiebre, dolor abdominal u otro tipo de dolor fuerte o repentino, hay que buscar un cuidado de emergencia. La Mayo Clinic dice que la deshidratación en tu hijo puede llevar a una conmoción, convulsiones, edema cerebral, insuficiencia renal o la muerte si no se trata con tiempo.

Soluciones

Si tu hijo se va a la cama con un estómago indispuesto, trata de hacerlo recostar en una posición vertical para reducir que el ácido suba por el esófago. Usa una almohada en cuña o varias puestas de tal manera que eleven la parte superior del cuerpo. Trata su estómago usando una píldora antiácida o líquidos para que ayuden a disminuir las náuseas y combatir al ácido. Dale fluidos lenta y continuamente pero en pequeñas cantidades, para prevenir una regurgitación. Kids Health recomienda usar una solución oral de electrólitos o darle bebidas que contengan electrólitos como las bebidas deportivas que puedes encontrar en tu tienda de alimentos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles