Guía para incluir actividades de integración sensorial en el hogar

Las actividades de integración sensorial son una parte necesaria del desarrollo de un niño, tanto si presenta un trastorno del procesamiento sensorial (SPD, por sus siglas en inglés) o no. A los niños naturalmente les llama la atención las cosas que se perciben por los sentidos, así que ¡a darles el gusto! Estas actividades son sencillas de realizar y proporcionan muchísima diversión a la vez que promueven el desarrollo neurológico adecuado en los niños. La única limitación es la creatividad, entonces, ¡comienza de inmediato!

Cómo proceder

Paso 1

Acércate a las actividades de integración sensorial con una mente abierta. Preséntale al niño diversas opciones y deja que sus preferencias guíen las actividades. De esta forma lograrás una mejor participación y cooperación.

Paso 2

Dale a los niños una rutina y permíteles saber en qué orden se presentarán las actividades. Esto les ayudará a mantener la calma y a sentirse en control ya que no los sorprenderá ninguna percepción sensorial extra y sabrán qué esperar.

Paso 3

Alienta a los pequeños a conocer texturas. A los niños, por naturaleza, les atraen los juegos desordenados y el trabajo con sus manos, lo que les permite desarrollar el proceso táctil normal. Tocar y jugar con una variedad de texturas es sencillo y divertido. El uso de una de las diferentes variedades de arcilla para modelado desarrolla en el niño la habilidad de manipular y experimentar con texturas. Permíteles agregar a la arcilla, juguetes como palillos, ramitas o hisopos de algodón, para experimentar el contraste de formas y texturas (tal vez surja un juego con una torta de cumpleaños de arcilla).

Paso 4

¡A moverse! Los niños que tienen dificultades para regular sus niveles de energía disfrutan de las actividades que proponen trabajo intenso y movimiento, lo que les ayuda a calmarse. Cualquier actividad que los mantenga en movimiento y les permita utilizar sus músculos es buena. Estas actividades incluyen empujar, tirar, balancearse, brincar, balancearse, saltar y cavar en la tierra o la arena. Realiza siempre una actividad en la que los niños trabajen sentados antes de hacer una enérgica.

Paso 5

Juega con arena y espuma. Otra gran actividad sensorial táctil es el juego con arena y con espuma. Los niños pueden jugar por largos períodos creando, experimentando y sintiendo las texturas. Sé creativa, permite un poco de desorden y trae para jugar arena, agua, arroz, maíz, crema de afeitar y algún otro elemento con la textura que se te ocurra. Los pequeños lo disfrutarán; y la suciedad se limpia fácilmente.

Paso 6

Prueba los juguetes a cuerda o a batería. Los niños adoran la sensación de percibir los juguetes que vibran o el cepillo de dientes. También son útiles los asientos y almohadas que vibran. Estos elementos se pueden usar para calmar a un niño o estimularlo con elementos sensoriales.

Paso 7

Permite que los niños te ayuden con las tareas del hogar si no tienes tiempo para dejar que se arme un desorden o para dedicarte a una actividad en particular. Cocinar, hornear, lavar la ropa, barrer y limpiar son muy buenas actividades de integración sensorial. Tú lograrás que se haga la tarea y tal vez, también cuentes con un poco de ayuda. ¡Qué buen trato!

Más reciente

×