Cómo limpiar las paredes con fosfato trisódico

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

El fosfato trisódico es un poderoso limpiador y desengrasante. Es un producto ideal para la limpieza de las paredes, capaza de eliminar la suciedad, las huellas dejadas por las manos y la grasa que pueda haber en ellas. Si tienes pensado pintarlas, el fosfato trisódico será la elección ideal para realizar una limpieza minuciosa que permita a la nueva pintura adherirse bien. La mezcla y el uso adecuados del fosfato trisódico para la limpieza de las paredes te garantizarán un buen resultado.

Paso 1

Vierte en un cubo 1 galón (4 l) de agua caliente y añádele 1/4 de taza de fosfato trisódico. Si las paredes están muy grasientas o sucias, utiliza 1/2 taza de este producto. Toma otro cubo que esté limpio y llénalo solamente con agua caliente.

Paso 2

Sumerge una esponja en la solución de limpieza y escúrrela bien para que quede simplemente húmeda.

Paso 3

Frota las paredes con la solución de limpieza, comenzando por la parte inferior y siguiendo hacia arriba. Deja actuar el producto sobre las paredes durante unos dos minutos y a continuación vuelve a frotar. Para evitar que la solución se seque sobre la superficie mientras estás limpiando, trabaja por secciones de aproximadamente 3 pies cuadrados (0,3 m²).

Paso 4

Utiliza el cubo de agua caliente y una esponja limpia, para enjuagar cada sección después de haberla limpiado. Deja que las paredes se sequen al aire por completo. Normalmente, tardan menos de una hora en secarse.

Más reciente

×